Solo se ha fabricado una unidad de este modelo y fue para el coleccionista neoyorquino Peter Kalikow.

Hace ahora 6 años, en el concurso de elegancia de Villa d'Este, pudimos disfrutar por primera vez de este modelo. Se trata de una creación única. Recibió el nombre de Ferrari Superamerica 45 y hace unos meses, coincidiendo con las Ferrari Finali Mondiali, celebradas en Daytona, tuvimos ocasión de volver a verlo.

Diseñado por Pininfarina, se trata de un ejemplar único, creado por el departamento de proyectos especiales (PE) de Maranello. El destinatario final no fue otro que uno de los mejores clientes de la marca italiana en Estados Unidos. Se trata del famoso multimillonario y coleccionista de coches norteamericano, Peter Kalikow. Presidente de H.J. Kalikow & Co. LLC, dirige una de las principales compañías inmobiliarias de Nueva York, además de ser un ferviente admirador de los modelos de Ferrari.

Ferrari 45 SuperAmerica
Ferrari 45 SuperAmerica
ferrari-superamerica-45
Ferrari 45 SuperAmerica

Ferrari Superamerica 45, una transformación del 599 SA Aperta

Habrás notado el enorme parecido de este modelo con el 599 SA Aperta, la versión descapotable y limitada del 599 GTB Fiorano. En este caso, el Superamerica 45 ha cambiado la capota de tela por un techo fabricado en fibra de carbono. De ahí viene, en parte, el nombre del vehículo que nos ocupa.

En el año 2005, Ferrari estrenó un 575 Superamerica, un roadster fabricado sobre la base del 575M Maranello. Su particularidad residía en que el techo se retrae automáticamente con un ángulo de 180 grados. Un sistema que también está presente en el Ferrari Superamerica 45.

Si te preguntas por la explicación del número 45, simplemente hace relación a los 45 años de lealtad entre Peter Kalikow y la firma de Maranello, que quiso rendirle un pequeño homenaje. Estéticamente, además del techo, este deportivo se diferencia por las tomas de aire laterales y el diseño de las llantas de aleación, así como el color bitono, azul Antille y diamante, que lucen las mismas.

Además, la carrocería está vestida con el mencionado tono azul Antille, que fue el elegido por el propietario, idéntico al que lucía un Ferrari 400 Superamerica Cabriolet de 1960, que también está dentro de su colección y que fue premiado en Villa d'Este, en el año 2003.  

Otras noticias sobre Ferrari:

Forma parte de algo grande

KVC - Ferrari 45 SuperAmerica