¿Recuerdas una de las frases célebres del difunto ingeniero Colin Chapman? "Simplifica y después aligera". En resumen, Chapman decía que aumentar la potencia del motor hace al coche más rápido en las rectas, mientras que reducir el peso lo hace rápido en todas partes, y realmente tenía razón.

Un buen ejemplo es el Lotus Elise, que recurre a un motor Toyota de 1,6 litros y 136 CV, comparable al de un Hyundai KONA turbodiésel, también de 136 CV. ¿Son estos dos coches igual de rápidos? De ninguna manera. Uno pesa menos de una tonelada y el otro roza los 1.500 kilos. De hecho, el Elise es mucho más veloz, incluso en las rectas, que coches de muchísima más potencia.

2017 Lotus Elise Sprint
Lotus Elise
2020 Hyundai Kona N Line (makyaj)
Hyundai Kona N Line

Cuando pensamos en las ventajas de la ligereza, nos viene a la mente el lastre que suponen los abundantes sistemas electrónicos que llevan los coches modernos. Incluso los utilitarios del segmento B tienen dificultades para mantenerse por debajo de los 1.100 kilogramos, a pesar de su reducido tamaño.

Por supuesto, hay marcas que cumplen con los criterios de seguridad y logran ser ligeras. Por ejemplo, cuando Opel presentó el nuevo Corsa, subrayó que la cifra de peso en vacío de la versión de entrada, con el motor atmosférico de 1.2 litros, es de solo 980 kilos. Asimismo, máquinas como el Suzuki Swift o el Hyundai i10 rondan la tonelada.

En el pasado no había tantas preocupaciones por materias como la seguridad, por lo que algunos fabricantes perseguían la máxima reducción de peso posible. Hoy en día todavía quedan marcas que adoptan la reducción de peso como un principio básico, pero son fabricantes de nicho. 

En la lista de hoy queremos repasar de un vistazo 10 de los coches más ligeros jamás producidos, y es posible que algunos ni siquiera te suenen. Vamos a verlos.