Repasamos algunos de los modelos más significativos con una mirada de 'cuatro ojos'.

El diseño es, sin duda, uno de los factores de compra que más afecta a la decisión final de los clientes. Así pues, los fabricantes siempre están en una carrera por ofrecer los vehículos más bonitos e impactantes, siendo uno de los rasgos más importantes de un automóvil su frontal, su cara, y más concretamente la mirada que crean los faros.

Habitualmente, lo primero que vemos de un coche es precisamente su parte frontal, y son muchos los modelos que, a lo largo de la historia, han destacado por tener un 'rostro' espectacular, llegando incluso a convertirse en iconos de su época.

Hoy queremos echar un vistazo a algunos de estos modelos destacados, pero centrándonos en aquellos vehículos caracterizados por un diseño frontal con cuatro faros redondos. Desde los más elegantes hasta los más curiosos.