Aunque al coche le queda poco en el mercado, la tecnología bifuel tiene un futuro más que asegurado.

No es ningún secreto que la tercera generación del SEAT León está a punto de jubilarse, pero la versión bifuel TGI puede adquirirse con la tranquilidad de que es una tecnología con mucho futuro. No en vano, están proyectadas 32 nuevas gasineras de forma inminente, según la web Gasnam.

En el caso del compacto español, puede alimentarse de gasolina y GNC (gas natural comprimido), y emplea un motor turboalimentado de 1,5 litros y 130 CV, que puede asociarse a una caja manual de seis velocidades o a la automática de doble embrague DSG, con siete marchas. 

El coche dispone de varios tanques, tres de GNC que suman 17,3 kilos y otro de 9,0 litros de gasolina. Siempre se consume primero el del combustible 'verde', mientras que el depósito auxiliar está pensado como una especie de reserva para llegar sin estrés a la gasinera.

Si quieres conocer las ventajas (y algún que otro inconveniente) de este modelo, solo tienes que pinchar en la flecha lateral de la imagen.