Tras mostrar al mundo su nuevo SUV urbano, analizamos los mayores rivales a los que tendrá que enfrentarse el modelo de Volkswagen.

Si nos referimos al mercado europeo, la firma de Wolfsburgo ha puesto en liza su quinto SUV: el Volkswagen T-Cross 2019. Un todocamino de corte urbano, de 4,11 metros de longitud, que luce un diseño bastante desenfadado y que se coloca por debajo de los T-RocTiguanTiguan Allspace y Touareg.

De cara a su llegada al mercado, en 2019, el modelo alemán anuncia unos argumentos temibles: motores de entre 95 y 150 CV de potencia, cambio manual o automático de doble embrague DSG, un maletero de hasta 455 litros de capacidad y la última tecnología. Además, construido sobre la plataforma MQB A0, se ensamblará en la factoría española de Volkswagen en Landaben.

Estamos seguros de que algunos de sus competidores estaban mirando ayer de reojo al estreno mundial, celebrado en Ámsterdam. Pero... ¿cuáles son esos rivales? Nosotros hemos optado por algunos realmente fuertes, como los SEAT Arona, Nissan Juke, Peugeot 2008, Renault Captur, Citroën C3 Aircross, Hyundai KONA, Dacia Sandero Stepway o KIA Stonic.

Ahora bien, la competencia es tan grande en la categoría, que podríamos habernos centrado en los Opel Mokka X, Suzuki Vitara, SsangYong Tivoli, Fiat 500X, Jeep Renegade, Ford EcoSport...

Todavía no conocemos su precio, pero todo indica que partirá de los 16.000 euros, aproximadamente. Eso sí, tendremos que esperar un poco más para descubrir todas las tarifas y niveles de equipamiento.