Primera prueba Citroën C4 Cactus 2018: llámame compacto

Paso a paso, Citroën sigue reordenando su gama. Y en ese proceso, el restyling del C4 Cactus 2018 juega un papel fundamental. Según nos cuentan fuentes de la propia marca, hasta ahora, el principal problema del modelo francés residía en su posicionamiento. Hablando claro, la gente no sabía muy bien qué tipo de coche era. 

Sin embargo, esas dudas han pasado a la historia. Con el C3 ocupando el puesto de utilitario titular, y el C3 Aircross bien posicionado como un SUV de corte urbano, el Cactus se convierte en el compacto de referencia. Transformación que será completa a finales de año, cuando el C4, el compacto puro, deje de fabricarse. 

Primera prueba Citroën C4 Cactus 2018

Misma fábrica, misma plataforma

Hablamos de restyling, y no de modelo completamente nuevo, porque el Citroën C4 Cactus 2018 sigue empleando la misma plataforma que el modelo precedente. Lo que tampoco cambia, es la factoría donde se ensambla. El Cactus es un modelo 100% 'made in Spain', que se fabrica en Villaverde (Madrid) para todo el mundo. 

A simple vista, el diseño de la carrocería cambia bastante. Te habrás fijado en los nuevos grupos ópticos y en que los Airbump han reducido su tamaño considerablemente. También, que han desaparecido las barras longitudinales de techo. Aun así, sigue siendo un modelo razonablemente personalizable, en virtud a las 31 combinaciones cromáticas que puede lucir, al 'mezclar' los nueve colores exteriores y los cuatro pack cromáticos para ciertas partes de la carrocería.

Respecto a las dimensiones, alcanza lo...