Ni la nieve ni el mal tiempo paran al Citroën C4 Cactus con Grip Control. Te contamos cómo lo hace.

Hasta ahora, el único Citroën C4 Cactus con Grip Control de serie era la variante Rip Curl. De hecho, este es el modelo que hemos conducido fuera del asfalto en la sierra madrileña. Sin embargo, desde el pasado 12 de enero, es posible equiparlo como opción en el acabado Shine, unido a unos neumáticos de tipo M+S (Mud & Snow), a cambio de un desembolso de 300 euros. Pero... ¿cómo funciona este sistema?

Citroën C4 Cactus Rip Curl

Motricidad en todos los escenarios

En esencia, el Grip Control es un control de tracción ampliado, que se gestiona a través de una ruleta ubicada en la parte baja de la consola central. Su objetivo es garantizar la motricidad en todo tipo de superficies. Para conseguirlo, ofrece cinco programas de funcionamiento: Estándar, para circular por asfalto en el día a día; Arena, para avanzar sobre firmes blandos en los que es posible atascarse; Todocamino, para moverse fuera de la carretera en terrenos resbaladizos; Nieve, para carreteras nevadas; y ESP off, que desconecta el control de estabilidad.

Dicho esto, los neumáticos mixtos M+S (barro y nieve) resultan esenciales para sacarle el máximo partido al sistema y no verse en apuros. Algo que comprobamos en una pista forestal con zonas de nieve y hielo, en la que el todocamino francés consigue traccionar de manera convincente.

Citroen C4 Cactus Rip Curl: alma surfera

Como comentábamos al comienzo, la prueba la llevamos a cabo al volante del Citroën C4 Cactus con el acabado Rip Curl, una célebre firma de moda surfera, que incluye algunos elementos distintivos. Por ejemplo, unos adhesivos sobre la carrocería o elementos en color blanco como las cubiertas de los retrovisores o las barras longitudinales de techo. Por dentro, algunos elementos se tiñen de la tonalidad Pulp Orange, como los cinturones de seguridad, los pespuntes de las alfombradas o las molduras que rodean los altavoces.

 

Dependiendo de las necesidades de cada conductor, el modelo galo ofrece dos motores turboalimentados, uno de gasolina y otro de ciclo diésel. El primero, el que conducimos durante la prueba, es el conocido PureTech 110 S&S. Con 110 CV de potencia y una caja de cambios manual de 5 relaciones, declara un consumo medio de 4,7 litros cada 100 kilómetros y unas prestaciones más que razonables: alcanza los 188 km/h y acelera de 0 a 100 en 9,3 segundos.

En marcha, ofrece una buena respuesta y resulta suficiente para mover el conjunto con soltura. Además, a pesar de su arquitectura tricilíndrica, ni resulta poco refinado ni transmite grandes vibraciones. La segunda opción es el motor turbodiésel BlueHDi 100 S&S, con 100 CV, que homologa unas prestaciones algo inferiores, pero un gasto medio mucho mejor: 3,6 litros cada 100 kilómetros. Respecto a los precios, parten de los 21.250 euros, en el caso de la mecánica de gasolina, y de los 22.250, en la de gasóleo.

 

Citroën C4 PureTech 110 S&S Rip Curl

Motor Gasolina, 3 cilindros en línea, turboalimentado
Potencia 110 CV a 5.750 rpm / 205 Nm a 1.500 rpm
Caja de cambios Manual, 5 velocidades
0-100 km/h 9,3 s
Velocidad máxima 188 km/h
Consumo 4,7 l/100 km/h (medio)
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.025 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 358 l
Precio base 21.250 euros

Forma parte de algo grande

Citroën C4 Cactus en la nieve