El segundo representante de la gama SUV de Jaguar presume de unas dimensiones compactas y un elevado dinamismo.

Lo que hasta hace poco era una ilusión, ahora ya es lo más cotidiano del mundo. Sí, estamos hablando de conducir un Jaguar todocamino. Algo que, hoy en día, es posible hacer en tres formatos: grande, en el F-PACE, eléctrico, gracias al I-PACE, y compacto, en el caso del Jaguar E-PACE 2019.

Un modelo que ponemos a prueba, en un escenario como el circuito del Jarama, por dos motivos bastante claros: se siente mucho más cómodo en el asfalto que en el campo y luce el paquete deportivo que se ofrece para la gama, conocido como R-Dynamic. 

Jaguar E-PACE 2019 R-Dynamic: compacto y con imagen dinámica

Con unas dimensiones de 4,40 metros de largo, 1,98 de ancho y 1,65 de alto, combina el completo acabado SE y el paquete deportivo R-Dynamic. Lo que se traduce en un coche atractivo y proporcionado, bastante bien equipado y con un diseño bastante llamativo.

Eso sí, con la combinación mecánica que luce esta unidad, el precio aumenta hasta los 56.500 euros. Pero de eso ya hablaremos más tarde...

Por ese precio, nuestro protagonista, que se llama exactamente Jaguar E-PACE D180 AWD Auto SE R-Dynamic, incorpora un esquema mecánico bastante interesante.

En él, trabajando en conjunto, encontramos un propulsor turbodiésel de cuatro cilindros, con 2,0 litros y 180 CV, una transmisión automática con convertidor de par, de nueve velocidades, y un esquema de tracción total.

De este modo, no es de extrañar que el pequeño felino sea capaz de alcanzar una velocidad máxima de 205 km/h y acelerar de 0 a 100 en 9,1 segundos. ¿Y el consumo medio? Pues el dato oficial es de 6,0 litros cada 100 kilómetros, aunque es habitual verlo por encima de dicha cifra. 

 

Por dentro, calidad y sencillez

Basta un rápido vistazo para descubrir que esos son los principales rasgos que mejor definen al habitáculo. Los materiales empleados son de calidad y muchos elementos, como el volante o el selector del cambio, se han 'heredado' de un deportivo como el F-TYPE. Tampoco se queda atrás el sistema de proyección de información Head-Up Display a color.

Asimismo, todos los mandos quedan bastante a mano y bien repartidos por el habitáculo. Tal vez, la zona en la que se acumulan más botones es en el volante, aunque tampoco resulta algo dramático. Por su parte, dependiendo de la versión escogida, la instrumentación puede ser digital, con 12,3 pulgadas.

Pasando al sistema multimedia, denominado Touch Pro, incluye una pantalla táctil de 10,0 pulgadas y un punto de conexión wifi. Es compatible con Apple CarPlay y Android Auto y, si el conductor lo desea, es posible optar por un equipo de sonido de alta fidelidad, firmado por Meridian. 

Prueba Jaguar E-PACE 2019 D180 AWD R-Dynamic SE

En términos de espacio, está claro que es un coche en el que se disfruta más conduciendo que viajando en las plazas traseras. En este sentido, el conductor dispone de un asiento que recoge el cuerpo a la perfección y una postura muy cercana al suelo, lo que asegura unas sensaciones muy parecidas a las de un turismo. 

Por su parte, el espacio en las plazas traseras es correcto para que dos adultos viajen sin apuros, aunque es cierto que no sobresale en ninguna cota en especial. Respecto a la anchura, sí que es justa para tres. ¿Y el maletero? Pues ofrece 577 litros de capacidad, que es un dato muy bueno.

Prueba Jaguar E-PACE 2019 D180 AWD R-Dynamic SE
Prueba Jaguar E-PACE 2019 D180 AWD R-Dynamic SE

Dinámicamente, bien posicionado

En marcha, el Jaguar E-PACE 2019 es un coche bastante confortable, que se sustenta en una veloz caja de cambios, un nivel de insonorización bastante bueno y una suspensión que filtra con precisión las irregularidades del asfalto. Sensación que mejora, todavía más, gracias a la amortiguación adaptativa Adaptative Dynamics.

Además, el rendimiento del propulsor es satisfactorio y la agilidad del conjunto obtiene una buena nota... aunque deba hacer frente a un peso en vacío de 1.748 kilogramos. Tomando como referencia algunos rivales del segmento, con una configuración mecánica parecida, son 53 kilos más que un Audi Q3 o 143 más que un BMW X1.

Eso sí, a diferencia de los modelos con motor de 240 y 300 CV, que pueden optar por el sistema Active Driveline, nuestro protagonista no puede disfrutar de un sistema de reparto selectivo de par, que actúa sobre el tren posterior. Toda una pena...

Prueba Jaguar E-PACE 2019 D180 AWD R-Dynamic SE

Fuera de la carretera, como es norma en los modelos de Jaguar Land Rover, el E-PACE guarda algunas sorpresas, que le permiten diferenciarse de la competencia. Estamos hablando, por ejemplo, de la posibilidad de incluir el All Surface Progress Control, una especie de control de velocidad de crucero, pensado para avanzar con seguridad por terrenos resbaladizos.

Para finalizar, ya te hablé del precio al comienzo del texto. En el caso de esta versión, es de 56.500 euros... sin contar extras. Ahora bien, si se escapa a tu presupuesto, no debes asustarte, ya que la gama arranca en los 37.650 euros y esta misma combinación mecánica, con el acabado de acceso, se queda en 45.100.

Jaguar E-PACE D180 AWD Auto SE R-Dynamic

Motor Diesel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.999 cm3
Potencia 180 CV a 4.000 rpm / 430 Nm desde 1.750 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 9 velocidades
0-100 km/h 9,1 s
Velocidad máxima 205 km/h
Consumo 6,0 l/100 km
Peso en vacío 1.768 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 557 l
Precio base 56.500