El SUV compacto británico tiene poco que envidiar a sus rivales Premium alemanes.

El Jaguar E-PACE 2018 es el segundo SUV del fabricante británico, que acaba de unirse al exitoso F-PACE. Se trata de un modelo compacto que, según las previsiones oficiales, se convertirá en el más vendido de Jaguar. Sin duda, la firma del felino sabe cuál es el nicho de mercado que más crece, dentro del segmento Premium, y ha creado un vehículo para ganar rentabilidad y, a su vez, notoriedad.   

Debut en España del Jaguar E-PACE 2018:

Antes de comenzar el análisis del mismo, déjame recordarte que la denominación E-PACE no hace referencia a un coche eléctrico, sino a un todocamino más pequeño que el propio F-PACE. El I-PACE sí representa la opción ecológica, que conoceremos dentro de poco. Volviendo al modelo que nos ocupa, está disponible con motores de gasolina y de ciclo diésel tetracilíndricos y turboalimentados (con uno o dos turbocompresores), y sistemas de tracción delantera y total. 

 

Dado que la popularidad y la confianza del cliente en torno a la palabra "turbodiésel" está disminuyendo, nos hemos centrado en probar el E-PACE R-Dynamic P300 AWD Automático, con 300 CV, dos ejes motrices y cambio automático con convertidor de par, de nueve velocidades, desarrollado por ZF. Por dinámica de conducción, Jaguar considera que esta variante podría equipararse a un compacto de altas prestaciones.  

Con un tamaño similar al Audi Q3 y al Volvo XC40, hereda varias soluciones estéticas del F-TYPE. Desde luego, un gran acierto de los diseñadores, ya que, a primera vista, pocos pueden negar el atractivo del automóvil. En general, rezuma deportividad, gracias a un frontal con amplias tomas de aire y a los marcados hombros traseros. Bajo mi punto de vista, lo considero más pasional que el BMW X1 y el Mercedes-Benz GLA, por poner dos ejemplos.    

Más dinámico que el Range Rover Evoque

Esa línea seductora tiene prioridad sobre el espacio interior. Verdaderamente, el acceso a las plazas traseras implica contornear el cuerpo más de lo habitual en un SUV, debido a la caída del techo y a los voluminosos pasos de rueda, que pueden albergar llantas de aleación de 20 pulgadas

Por su parte, el espacio de almacenamiento en la parte delantera es bueno, con una consola central que reúne, además, múltiples puntos de conexión. En cuanto al maletero, declara 557 litros, así que, con total probabilidad, los dueños aficionados al golf dispondrán de sitio suficiente para disfrutar de una entretenida jornada lúdica. 

Prueba Jaguar E-PACE 2018

El E-PACE está basado en la misma plataforma que el Range Rover Evoque, pero presenta revisiones sustanciales para lograr un dinamismo superior. Como en otros modelos de la casa, puede adquirirse con la pulsera Activity Key, ideal para aficiones al aire libre, pues, con ella, puede abrirse el coche sin necesidad de la llave. 

La posición al volante es baja y deportiva. Sin embargo, no hay ningún pero a la visibilidad. Además, la dirección resulta directa y precisa. En general, estamos ante un vehículo con reacciones estables y previsibles. El motor de gasolina tetracilíndrico, de 2,0 litros y con tecnología biturbo, desarrolla 300 CV y supone un gran aliado, pues rinde con presteza.

Prueba Jaguar E-PACE 2018
Prueba Jaguar E-PACE 2018

Jaguar E-PACE 2018, desde 37.450 euros   

Curiosamente, existen dos sistemas de tracción total. Esta versión recurre al más avanzado, denominado Active Driveline, que puede repartir el par motor al 50% en los momentos más críticos. Con esta tecnología, más el control dinámico de la conducción, el conductor superará todo tipo de curvas a ritmos muy elevados.   

El único punto controvertido del conjunto está relacionado con el peso, ya que no emplea un chasis de aluminio. El resultado es un coche con una elevada rigidez torsional, pero que está cerca de las dos toneladas, incluyendo al conductor. Esta circunstancia influye en las aceleraciones y las frenadas, aunque no resulta en absoluto decisiva a la hora de tomar una decisión de compra.    

Los precios responden a la línea Premium del coche. En el mercado español, el desembolso mínimo alcanza los 37.450 euros, una tarifa superior a la de algunos contrincantes germanos. Queda a título personal decidir si merece la pena decantarse por este coche o desviar la atención hacia el trío de modelos alemanes... o al rival sueco. 

Otras noticias de Jaguar en Motor1.com:

Jaguar E-PACE R-Dynamic P300 AWD Automático

Motor Gasolina, cuatro cilindros en línea, biturbo, 1.998 cm3
Potencia 300 CV a 5.500 rpm / 400 Nm entre 1.200 y 4.500 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 9 velocidades
0-100 km/h 6,4 s
Velocidad máxima 243 km/h
Consumo 8,0 l/100 km
Tracción Integral Active Driveline
Peso en vacío 1.819 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 557 l
Precio base 61.900 euros

Galería: Prueba Jaguar E-PACE 2018