Prueba Jaguar E-PACE 2018, visos de triunfador

El Jaguar E-PACE 2018 es el segundo SUV del fabricante británico, que acaba de unirse al exitoso F-PACE. Se trata de un modelo compacto que, según las previsiones oficiales, se convertirá en el más vendido de Jaguar. Sin duda, la firma del felino sabe cuál es el nicho de mercado que más crece, dentro del segmento Premium, y ha creado un vehículo para ganar rentabilidad y, a su vez, notoriedad.   

Debut en España del Jaguar E-PACE 2018:

Antes de comenzar el análisis del mismo, déjame recordarte que la denominación E-PACE no hace referencia a un coche eléctrico, sino a un todocamino más pequeño que el propio F-PACE. El I-PACE sí representa la opción ecológica, que conoceremos dentro de poco. Volviendo al modelo que nos ocupa, está disponible con motores de gasolina y de ciclo diésel tetracilíndricos y turboalimentados (con uno o dos turbocompresores), y sistemas de tracción delantera y total. 

 

Dado que la popularidad y la confianza del cliente en torno a la palabra "turbodiésel" está disminuyendo, nos hemos centrado en probar el E-PACE R-Dynamic P300 AWD Automático, con 300 CV, dos ejes motrices y cambio automático con convertidor de par, de nueve velocidades, desarrollado por ZF. Por dinámica de conducción, Jaguar considera que esta variante podría equipararse a un compacto de altas prestaciones.  

Con un tamaño similar al Audi Q3 y al Volvo XC40, hereda varias soluciones estéticas del F-TYPE. Desde lue...