La tercera generación del comercial alemán hereda multitud de tecnologías de los turismos de la casa.

Cuando un vehículo comercial hereda cualidades de un turismo Premium, tiene todas las papeletas de ser la referencia de su segmento. Así sucede con el Mercedes Sprinter 2019, la tercera generación del modelo alemán, que hemos podido poner a prueba en un sencillo recorrido por las afueras de Madrid, partiendo desde las modélicas instalaciones de Mercedes-Benz Retail Madrid.

Con 22 años de trayectoria y más de 3,4 millones de unidades comercializadas, el vehículo germano ostenta mejoras notables en los apartados de la conectividad y la seguridad, que serán bien recibidas entre los clientes de los 130 países donde se comercializa. ¿Su objetivo? Seguir siendo líder del nicho Large Vans en España.  

Otras noticias relacionadas

Antes de analizar esos nuevos argumentos, conviene recordar que el Sprinter ofrece un amplísimo catálogo de 1.700 variantes, que responden a cualquier tipo de demanda, ya sea a la hora de transportar mercancías o personas. 

Todas estas versiones surgen fruto de combinar cuatro longitudes, tres alturas, tres carrocerías y otros tres tipos de tracción: integral, trasera y delantera. Esta última es novedad en la gama y está destinada a modelos para el transporte de paquetería y de carga con poco peso, algo muy demandado en la actualidad a raíz del crecimiento de empresas como Amazon.

El nuevo Mercedes Sprinter 2019 ofrece una capacidad de carga muy amplia, que oscila entre los 5,5 y los 17,0 m3. Asimismo, dispone de una capacidad de arrastre de 3.500 kilos. Las carrocerías se desglosan en Chasis, Furgón/Mixta y Tourer. Esta última, puede transportar hasta nueve personas.

Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2018

Mercedes Sprinter 2019, cuida su imagen

Desde el punto de vista del diseño, adopta una imagen moderna y cuidada, algo de lo que pueden presumir muy pocos comerciales. De hecho, opcionalmente, puede incluir llantas de aleación de 17 pulgadas, faros con tecnología de tipo LED, paragolpes pintados en el color de la carrocería y parrilla cromada. Parece que estamos hablando de un turismo, ¿verdad?

Igual sucede a la hora de hablar del habitáculo. Al primer vistazo, pocos podrían decir que el diseño corresponde al de un vehículo comercial. Por si fuera poco, el nuevo Sprinter puede equipar freno de estacionamiento electromecánico, arranque sin llave, volante con mandos táctiles (Touch Control Buttons), sistema de carga por inducción del teléfono móvil y asientos calefactables, con regulación eléctrica.

Por supuesto, Mercedes-Benz también ha trabajado en la parte práctica, para facilitar la labor diaria a los profesionales. Se recurre a diodos luminosos para iluminar el espacio de transporte, el plano de carga desciende 8,0 centímetros, el suelo está enmoquetado con un nuevo material plástico y las puertas pueden abrirse en un ángulo máximo de 270 grados, gracias a la adopción de unas nuevas bisagras. 

Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2018

Con sistema MBUX

En el apartado de la conectividad, el conductor también puede beneficiarse del sistema de infoentretenimiento MBUX, el más avanzado de la casa alemana. Se encuentra disponible con pantallas de 7,0 y 10,25 pulgadas, desde menos de 500 euros, si bien el navegador hay que pagarlo aparte. 

Destinado a los gestores de flotas, el software Mercedes PRO CONNECT permite conocer la ubicación de los vehículos, enviar destinos de navegación de forma remota, consultar qué conductor realiza los trayectos de forma más eficiente... Se trata de una solución que simplifica y acelera el proceso de distribución, a través de una comunicación inteligente con los profesionales.  

Como hemos mencionado al comienzo del artículo, la dotación en seguridad roza la perfección. Ahora, el Mercedes Sprinter 2019 puede equiparse con el sistema activo de alerta por cambio involuntario de carril, que mantiene al coche en la trazada correcta. 

Asimismo, conviene mencionar el asistente de frenada de emergencia automática Active Brake Assist, de serie en toda la gama, el sistema de visión cenital, con cámara 360º, el control de velocidad de crucero adaptativo DISTRONIC y el asistente de salida de aparcamiento trasero. 

Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2018

Motores entre 114 y 190 CV

La gama mecánica se compone de cuatro motores turbodiésel. Tres de ellos comparten bloque tetracilíndrico, de 2,2 litros, y entregan 114, 143 y 163 CV. Por su parte, el más potente cubica 3,0 litros, dispone de seis cilindros en V y desarrolla 190 CV. Es el mismo propulsor que el del Clase X, pero con menos potencia, ya que en el pick-up logra 258 CV. Las versiones de tracción delantera pueden combinarse con la nueva transmisión automática con convertidor de par 9G-TRONIC, de nueve velocidades. 

Más adelante, ya a finales de 2019, llegará la eSprinter, la versión eléctrica del comercial alemán. Inicialmente, homologará 150 kilómetros de autonomía, si bien esa distancia se irá incrementando paulatinamente, a través de nuevas baterías con mayores capacidades. 

Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2018

Fácil de conducir

Nuestra toma de contacto con el Mercedes Sprinter 2019 se desarrolló mayoritariamente por autovía y, lógicamente, sin peso en la zona de carga. A los mandos de un Sprinter Furgón con motor de 163 CV, comprobamos lo fácil que resulta adaptarse a él, aun siendo un tanto inexpertos en la conducción de vehículos comerciales.

La posición al volante es cómoda, con las piernas bien flexionadas. Los grandes retrovisores laterales ofrecen un campo de visión muy amplio y el sistema de control del ángulo muerto nos proporciona una ayuda extra muy valiosa a la hora de tener el entorno perfectamente controlado. 

La dirección eléctrica resulta muy cómoda, al igual que el manejo de la palanca de cambios y los pedales. Por tacto, insistimos en que parece que estamos a los mandos de un turismo. 

A la hora de ganar velocidad, el propulsor ofrece un buen rendimiento, gracias a unos desarrollos cerrados que impiden que la mecánica caiga mucho de vueltas. A ritmos de crucero, entre 100 y 120 km/h, resulta muy sencillo controlar la furgoneta, dado el buen aplomo que presenta. De hecho, hay que estar pendiente del velocímetro, pues parece que nos desplazamos a una velocidad menor de la que realmente es. 

Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2018

Las distancias de frenada no son especialmente amplias, por lo que no hay que tener una especial atención en este ámbito. Eso sí, el ruido aerodinámico es mayor que el de un turismo, algo totalmente comprensible, teniendo en cuenta la fisonomía del vehículo. 

Por lo demás, el acceso y la salida del habitáculo se realizan sin complicaciones y las puertas de acceso al espacio de carga no son especialmente pesadas, lo que facilita sobremanera el trabajo diario. Parece que el Mercedes Sprinter 2019 es un vehículo sin fisuras y, probablemente, la referencia en su segmento.

Los precios franco fábrica, sin impuestos, comienzan en 22.919 euros, para el Sprinter Chasis; en 23.532, para el Sprinter Furgón/Mixta; y en 29.927, para el Sprinter Tourer.  

Galería: Primera prueba Mercedes-Benz Sprinter 2019