El nuevo buque insignia de la gama SUV de Audi es sorprendentemente práctico y predeciblemente refinado.

Aunque resulte difícil de creer, ya ha pasado una década desde que BMW lanzara el X6, su primer SAV (Sport Activity Vehicle). O, dicho de otra forma, un gran SUV Premium, con cierto aire de coupé. Con él, creó una nueva categoría, que empezó a acumular clientes sin parar... hasta hoy.  

Ahora, la firma de Ingolstadt entra de lleno en el segmento, con el Audi Q8 2018, el tope de la gama Q de Audi, que mezcla una imagen distinguida y deportiva, en una carrocería que parece más compacta de lo que realmente es. Y lo mejor de todo, ofreciendo un maletero decente y un habitáculo óptimo para cinco personas. ¿Habrá dado Audi con la tecla del éxito?

Primera prueba Audi Q8 2018

Audi Q8 2018: primeras impresiones

Hace años que hablamos sobre el estilo de los nuevos lanzamientos de Audi... con pocos cambios, habitualmente. De hecho, estábamos acostumbrados a escribir sobre lo que hace algunos años llegó a ser impactante. Pero esa sensación cambia por completo con el nuevo 'crossover', en una clara apuesta por una línea más atrevida, que marca el futuro de la gama SUV de Audi, con una parrilla más grande que nunca.

Y si no nos crees, basta con hacer una prueba tan sencilla como aparcarlo entre un Q5 y un Q7. El resultado es el esperado: los modelos estacionados a su lado parecerán sosos y con pocas pretensiones. Al menos, en la comparación... que, como en todos los casos, puede ser odiosa. 

Especialmente delicioso es el tratamiento de los grupos ópticos traseros, una zona en la que se concentran gran parte de los esfuerzos, teniendo en cuenta que será la zona que verán, asiduamente, el resto de los usuarios de la vía. Bromas aparte, el conjunto resulta más corto y bajo, y ligeramente más ancho, si lo comparamos con el Q7 (modelo con el que comparte plataforma).

Para terminar de distinguirlo, se opta por unas puertas sin marco, que se esfuerzan en resaltar su espíritu (más que imagen) coupé. 

Audi A8 2018, toda la información:

Primera prueba Audi Q8 2018

Amplio y de calidad

El habitáculo es grande, con espacio suficiente para que cuatro personas viajen con comodidad, agasajados con su propia climatización y asientos calefactados. También hay mucho espacio para el equipaje, con 605 litros de maletero, que pueden llegar hasta los 1.755, si se abaten los asientos traseros. 

La calidad de los materiales es tan buena como era previsible, tal y como nos tiene acostumbrada la firma alemana. Además, prevalece la configuración interior estrenada por el A8, y heredada también por los A7 Sportback y A6, con una pantalla digital, para la instrumentación, y otras dos, destinadas al sistema multimedia y el climatizador.

Más noticias sobre Audi y el Q8 2018:

Primera prueba Audi Q8 2018

Audi Q8 2018: así va en marcha

En el interior, desde el puesto del conductor, la primera sensación es similar a la del Q7, con un morro bastante alargado en la línea de visión. Sin embargo, el parecido acaba en cuanto te pones en marcha, ya que el coche parece moverse con mucha más ligereza. 

El control dinámico de la conducción Audi drive select ofrece siete modos, que modifican la respuesta de la dirección, el pedal del acelerador, la amortiguación... En cualquiera de ellos, el Audi Q8 2018 vira plano en las curvas, en parte, gracias al control electrónico de la suspensión neumática, que también puede elevar la altura del conjunto en 9,0 centímetros. Algo especialmente útil, si se quiere circular fuera del asfalto con mayores garantías.  

Respecto al confort de marcha, podríamos decir que es completamente variable, en función del programa que se escoja. Por ejemplo, en Dynamic, las reacciones parecen mucho más directas y efectivas de lo que, a priori, cualquier conductor estándar de este tipo de vehículo pudiera exigir.

En cambio, en el modo Efficiency, la respuesta del pedal del acelerador es mucho suave y la función de navegación a vela actúa siempre que puede. Por su parte, al accionar la modalidad Comfort, la sensación de refinamiento es mucho mayor, ya que la suspensión filtra al máximo las irregularidades del asfalto. 

Primera prueba Audi Q8 2018

A prueba, con el motor turbodiésel de 286 CV

El Audi Q8 2018 ofrece un eje trasero direccional (con un radio de acción de hasta 5 grados), que aumenta la agilidad del coche, a alta velocidad, y la capacidad de maniobra, moviéndose por la ciudad o aparcando. Desde luego, es una auténtica ayuda, teniendo en cuenta que estamos hablando de una 'bestia' de 2.145 kilos de peso. 

El refinamiento es otro de sus valores añadidos, con un propulsor turbodiésel que solo se percibe en fases de aceleración fuertes. Eso sí, las sensaciones que transmite el bloque no parecen tan poderosas como anuncian sus cifras. Algo que se justifica, creemos, a que la prueba se ha llevado a cabo en altura (en el desierto chileno).

Con la ficha técnica en la mano, el motor 50 TDI (antes conocido como 3.0 TDI) presume de una arquitectura de seis cilindros en V y de 286 CV de potencia. Por el momento, es el único disponible, hasta que comience la comercialización de la motorización de gasolina 55 TFSI (anteriormente, 3.0 TFSI), a comienzos del próximo año. En ambos casos, se recurre a un sistema microhíbrido, alimentado mediante una batería de 48V.

Ahora, ya solo nos queda que Audi se atreva a dar un paso más y presentar un RS Q8, acompañado por el motor 4.0 V8 biturbo. Eso sí que serían grandes noticias...

Primera prueba Audi Q8 2018

Audi Q8 2018: ¿por qué debería comprarlo?

Audi ha tardado 10 años en llegar a la categoría, pero lo ha hecho con un modelo de gran calidad. Otra cosa es si el subsegmento en el que habita tiene mucho, poco o ningún sentido, o si el mundo necesita otro SUV de estas características.

Sobre todo, teniendo en cuenta la superpoblación que vive el Grupo Volkswagen en este sentido, con rivales dentro de 'casa', como los Lamborghini Urus, Bentley Bentayga y Porsche Cayenne (con una versión coupé en camino). Todocaminos que, además, emplean la misma plataforma. 

Pero esta crítica, en el fondo, no tiene ningún sentido: hay mercado y clientes para este coche; algunos, de hecho, serán los mismos que en el día a día se mueven en las plazas traseras de un A8... A fin de cuentas, el Q8 2018 es amplio, elegante y distinguido, tal y como se espera del tope de la gama SUV de Audi. 

Por tanto, si estás buscando un gran turismo, ve directo al concesionario; en cambio, si quieres algo con un poco más de emoción, valdrá la pena esperar a ver qué aporta la insignia RS.

Galería: Primera prueba Audi Q8 2018