Por dentro, es tan práctico como un monovolumen.

El nuevo Berlingo es una de las grandes novedades de Citroën para 2018... y llega dispuesto a convertirse en un automóvil especialista en transportar familias. Para comprobar si realmente es así, nos hemos desplazado hasta Francia, para ponernos al volante de la tercera generación de este modelo.

Pero antes de comenzar la prueba, una breve conversación con los responsables de prensa de Citroën España, nos deja claro que estamos ante un best seller: de la factoría de Vigo ya han salido 1,7 millones de unidades, es el modelo más vendido de la marca en 17 países e, incluso, en algunos mercados se utiliza el término Berlingo, de forma genérica, para referirse a todos los vehículos de su segmento. Para ubicarnos, sería algo parecido a lo que sucede con los Kleenex y los pañuelos de papel.

Por lo demás, ya se admiten pedidos de este vehículo, aunque las primeras unidades no se entregarán hasta septiembre. 

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Citroën Berlingo 2018: una imagen más Citroën

Desde el punto de vista del diseño, el nuevo Citroën Berlingo 2018 adapta la estética de las últimas creaciones de la marca. Si hasta ahora era un clon del Peugeot Partner, en su nueva entrega se diferencia claramente de los dos modelos con los que compartirá plataforma y motores: el Peugeot Rifter (sucesor del mencionado Partner) y el Opel Combo. 

De hecho, el nuevo Citroën Berlingo 2018 incorpora un parabrisas adelantado, un frontal alto y corto, en el que destacan la doble óptica principal, así como unos faros antiniebla con unos bordes redondeados. Tampoco faltan unos Airbump en la parte inferior de las puertas y kits de personalización en blanco o naranja para la carrocería. Tal vez, la trasera sea el único punto que recuerda claramente a su antecesor.

Por lo demás, este modelo estará disponible con dos longitudes de carrocería: 4,40 metros de largo y otra de 4,75, en la que la batalla crece de 2,79 a 2,98 metros. Lo cierto es que te puede gustar o no, pero la tercera entrega de este modelo resulta más original y cercana a un turismo que nunca.

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Citroën Berlingo 2018: un interior enorme

Pero si por diseño exterior progresa, también lo hace de puertas hacia dentro. Y uno de los grandes beneficiados es el conductor: la postura es elevada, el habitáculo transmite una gran sensación de anchura y los reglajes del asiento y el volante han ganado en amplitud.

También recibe un nuevo sistema multimedia, con una pantalla táctil de 8,0 pulgadas, que resulta compatible con los protocolos Android Auto y Apple CarPlay y los principales mandos están bien organizados. En resumidas cuentas, el nuevo Citroën Berlingo es tan cómodo como podría ser un SUV. 

Sin embargo, lo mejor llega al analizar las plazas traseras, que no tendrían nada que envidiar a las de un monovolumen. De serie, incorpora tres asientos individuales, dotados de anclajes ISOFIX que, por espacio, son superiores a las de la mayoría de los vehículos de su tamaño. Además, unas puertas traseras deslizantes, hacen que la accesibilidad al habitáculo sea excelente. 

Citroën Berlingo 2018, primera prueba
Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Es cierto que, a diferencia de los monovolúmenes, los asientos traseros no son deslizantes... pero existen muy pocos modelos con unas plazas traseras tan cómodas para tres ocupantes, tanto por altura, como por anchura.

El Citroën Berlingo 2018 tampoco se queda corto en lo que a soluciones prácticas respecta. De hecho, ofrece hasta 186 litros de capacidad, distribuidos en 28 huecos portaobjetos, entre los que destacan los amplios huecos de las puertas, la doble guantera o el hueco de techo ModuTop (en el que no metería ningún objeto por temor a que se salga al efectuar un cambio de dirección brusco). Este módulo está asociado a un cajón situado en la parte alta del maletero, que soporta 10 kilos y tiene 60 litros de capacidad. 

Por lo demás, el Citroën Berlingo 2018 está disponible con cinco o siete plazas, con ambas carrocerías. En el caso de las variantes XL, los asientos de la tercera fila se podrán deslizar longitudinalmente, hasta 130 milímetros.

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Un maletero bastante amplio

Pero tal vez, la mayor virtud del Citroën Berlingo 2018 es su capacidad de carga: el maletero ofrece 775 litros en la versión M, que se amplían hasta los 1.050 en el XL, en ambos casos con cinco ocupantes y medido hasta la bandeja. Por lo demás, desconocemos los datos con las siete plazas ocupadas, pero sí sabemos que las formas son regulares y aprovechables y que, de forma opcional, puede incorporar una práctica luneta trasera escamoteable. Por último, al abatir los asientos, se pueden introducir objetos de hasta 3,05 metros de longitud.

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Citroën Berlingo 2018: más cómodo que dinámico

Al analizar los motores nos encontramos con cuatro mecánicas turboalimentadas. En gasolina, por el momento, el único representante es el propulsor tricilíndrico 1.2 PureTech 110, de 110 CV, mientras que, en diésel, se comercializará con motores 1.5 BlueHDi de 75, 100 y 130 CV. Ya a lo largo de 2019, se espera la aparición de una versión PureTech de 130 CV.

Al analizar el apartado dinámico, lo más llamativo del nuevo Citroën Berlingo 2018 es que está claramente enfocado al confort de marcha. Eso es algo que se percibe en la suavidad de la dirección, la excelente insonorización a alta velocidad o la capacidad de la suspensión para absorber las irregularidades.

En comparación con su 'primo', el Peugeot Rifter, cuenta con una suspensión algo más blanda, pero el balanceo de la carrocería es contenido para un vehículo de su altura. ¿La gran responsable de este buen tacto? La plataforma EMP2 sobre la que está desarrollado, que también está presente en modelos como el Citroën C5 Aircross, el Peugeot 3008...

Y si eres de los que suele circular de forma habitual fuera del asfalto, este vehículo puede equipar el control dinámico de la conducción Grip Control. Incluso, más adelante, llegará una versión 4x4 preparada por el especialista Dangel.

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Probamos dos motores

Durante la presentación internacional a la prensa, tuvimos oportunidad de probar el propulsor turboalimentado de gasolina, 1.2 PureTech, de 110 CV, y el motor de ciclo diésel 1.5 BlueHDi, de 130 CV. 

Sin duda, este último es la opción más recomendable para los que vayan a circular de forma habitual con carga y los que realicen largos desplazamientos por carretera, por equilibrio entre prestaciones y consumo. En cuanto a la transmisión automática con convertidor de par EAT8, con levas tras el volante, destaca por suavidad de funcionamiento. 

En cuanto al propulsor 1.2 PureTech, de 110 CV, es algo más suave, y se defiende por prestaciones. Además, una caja de cambios manual de seis velocidades, con unos desarrollos cortos, ofrece unas prestaciones razonables: alcanza 11,5 segundos y 170 km/h, con un consumo de 5,0 litros cada 100 kilómetros. 

Citroën Berlingo 2018, primera prueba

Así es la gama del Citroën Berlingo 2018

La gama del Citroën Berlingo 2018 se estructura en tres acabados: Live, Feel y Shine, así como en la edición especial de lanzamiento #Top1, limitada a 130 unidades. Los precios arrancan en los 15.800 euros de la versión Berlingo Talla M BlueHDi 75 Feel, que se reducen a 14.800 en caso de financiar con la marca.

También te puede interesar:

Galería: Citroën Berlingo 2018, primera prueba