La marca Yamaha significa cosas diferentes para cada persona. Algunos piensan en motocicletas, mientras que otros la consideran como una de las firmas más importantes de instrumentos musicales y equipos de audio. Lo que está claro es que su participación en el segmento de la automoción es la más desconocida. 

Sin embargo, debes saber que Yamaha ayudó a Toyota a desarrollar el 2000GT en los años 60. Además, diseñó y construyó los motores V6 SHO y V8 SHO para Ford, además del famosísimo V10 atmosférico del Lexus LFA. También trabajó en un V8 para algunos vehículos de Volvo e incluso desarrolló un bloque de cuatro cilindros para los Toyota Celica y MR2, así como para el Lotus Elise. 

<p>Concepto Yamaha Sports Ride 2015</p>

Yamaha Sports Ride Concept 2015

Varios intentos 

No sólo eso, sino que la marca japonesa también tuvo la idea de fabricar su propio coche. Algunos recordaréis el OX99-11 de 1992, que iba a entrar en producción en 1994 con un V12. Sin embargo, la recesión de esa época acabó con el proyecto de un automóvil de F1 para la carretera. 

Unos años después, en 2013, Yamaha retomó la idea con el Motiv, muy parecido al smart fortwo, pero tampoco acabó en la calle. Ya en 2015, la firma asiática presentó el prototipo Sports Ride en el Salón del Automóvil de Tokio como un rival del Mazda MX-5

Este pequeño coupé biplaza, construido sobre el chasis iStream de Gordon Murray Design, pesaba sólo 750 kilos, con lo que era bastante más ligero que el MX-5 (generación ND) de aquella época. Este Yamaha media 3,90 metros de largo, 1,72 de ancho y sólo 1,17 de alto. 

<p>Marca de diseño del deportivo Yamaha 2017</p>

Deportivo Yamaha 2018, imágenes de patente

Marca de diseño Yamaha Sports Ride

Deportivo Yamaha 2018, imágenes de patente

En 2018, el proyecto seguía en pie. De hecho, aparecieron unas imágenes de patente con un diseño ya muy cercano al de producción. El coche se parecía mucho a algunos Lotus y, curiosamente, no contaba con salidas de escape a la vista. 

La solicitud de marca registrada indicaba que Gordon Murray fue uno de los diseñadores del vehículo. Yamaha nunca reveló el motor, pero sí dijo que los faros del Sports Ride procedían de la YZF-R1. Esta moto deportiva tenía un bloque de 1 litro y cuatro cilindros que producía 200 CV y llegaba a las 14.000 rpm. Imagínate esa mecánica en este ligero coupé...

El Sports Ride llegó a entrar en fase de pruebas con el diseño final, pero lamentablemente todo se desvaneció de la noche a la mañana sin que hubiera una explicación por parte de Yamaha. Así las cosas, el Subaru BRZ y el Toyota GR86, así como el propio MX-5, se quedaron sin un rival alternativo. ¡Una verdadera pena!

Galería: Yamaha Sports Ride Concept 2015