Los aranceles sobre los coches eléctricos fabricados en China están a punto de pasar de ser una amenaza política a una realidad comercial. De hecho, Bruselas ha hecho oficial la decisión de aumentar la fiscalidad a la importación de vehículos chinos "a batería" en el Viejo Continente, añadiendo al arancel ordinario del 10% un impuesto extra que puede alcanzar el 38,1%, rozando el 50% en total.

Se trata de una medida muy alejada del 100% anunciado recientemente por Estados Unidos, pero es probable que el impacto comercial sea mucho mayor si se tiene en cuenta el número de coches chinos que ya están a la venta en Europa, así como la interdependencia comercial entre nuestro continente y China.

Cómo son los nuevos aranceles

La peculiaridad de los aranceles europeos es que varían según el grupo de coches, son proporcionales a las subvenciones recibidas del Gobierno chino y, escribe Bruselas, "se añadirían al impuesto ordinario del 10% aplicado a las importaciones de vehículos eléctricos de batería". Además, la Comisión ha favorecido abiertamente a los fabricantes que cooperaron en la investigación fijando un impuesto medio ponderado reducido al 21%.

Los detalles figuran en el cuadro siguiente. Observa cómo las marcas occidentales que fabrican en China también se ven afectadas por los aranceles. Algunos ejemplos: BMW iX3, Dacia Spring y Tesla Model 3, pero luego nombraremos más.

Grupo automovilístico Nuevo arancel (a añadir al 10%) Arancel total
Grupo BYD 17,4% 27,4%
Grupo Geely 20% 30,0%
Grupo SAIC 38,1% 48,1%
Aiways, BMW Brilliance Automotive, Chery, FAW, Dongfeng, Great Wall, Leapmotor, Nio, Tesla, Xpeng 21% 31,0%
Otros 38,1% 48,1%

Recordemos que la medida de la Comisión Europea responde a las sospechas (confirmadas por una investigación de nueve meses) de subvenciones estatales de China a los fabricantes, como transferencia directa de recursos financieros, préstamos, apertura de líneas de crédito y otros instrumentos para favorecer la producción y exportación de coches eléctricos a precios especialmente bajos.

Exposición de Pekín 2024

Entrada al Salón de Pekín 2024

Primeras reacciones de China

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Lin Jian, anunció contramedidas para "defender firmemente" los derechos de los fabricantes chinos, y añadió que el aumento de aranceles viola los principios de la economía de mercado.

"Instamos a la UE a cumplir su compromiso de apoyar el libre comercio, oponerse al proteccionismo y trabajar con China para salvaguardar la cooperación económica y comercial bilateral en general".

El ministro italiano Adolfo Urso, por su parte, se alegró: "Es una medida que saludamos con satisfacción, en línea con la visión de este Gobierno".

 

La marca alemana BMW, por el contrario, se muestra contraria, y lo comenta a través de su CEO, Oliver Zipse, calificando de "equivocado" el camino emprendido por Bruselas y temiendo el riesgo de contramedidas.

"Esta decisión de imponer aranceles de importación adicionales es el camino equivocado. La Comisión Europea perjudica así a las empresas europeas y a los intereses europeos. El proteccionismo corre el riesgo de desencadenar una espiral.

En opinión del Grupo BMW, las medidas proteccionistas no contribuyen al éxito de la competencia en los mercados internacionales. El libre comercio sigue siendo el principio rector del Grupo BMW. Nuestra empresa está comprometida con ello".

Menos desequilibrada es la postura de Acea, la asociación que agrupa a los fabricantes en Europa.

"Acea ha afirmado sistemáticamente que el comercio libre y justo es esencial para crear una industria automovilística europea competitiva a escala mundial, mientras que una competencia sana impulsa la innovación y la capacidad de elección de los consumidores. El comercio libre y justo consiste en garantizar la igualdad de condiciones para todos los competidores, pero es sólo una parte importante del rompecabezas de la competitividad global.

Lo que el sector europeo del automóvil necesita sobre todo para ser competitivo a escala mundial es una estrategia industrial sólida para la electromovilidad. Esto significa garantizar el acceso a materiales y energía a precios asequibles, un marco normativo coherente, suficiente infraestructura de recarga y repostaje de hidrógeno, incentivos de mercado y mucho más".

Las próximas etapas

De momento, las medidas son sólo anunciadas, pero no definitivas, porque ahora se iniciará un diálogo entre la Comisión Europea y los fabricantes y autoridades chinas. El aumento de aranceles será oficial el 2 de noviembre si no se llega a un acuerdo entre las partes y se aplicaría con carácter retroactivo desde el 4 de julio.

Marcas afectadas

Todavía es difícil predecir cuáles serán los efectos en el mercado y, sobre todo, en las listas de precios de los coches eléctricos producidos en China que se venden en Europa. Algunos fabricantes podrían absorber parcialmente los aranceles subiendo los precios, otros incluso podrían cambiar su estrategia y reevaluar la oportunidad de vender coches eléctricos en el Viejo Continente.

Algunas marcas afectadas son BYD, MG, Lotus, Polestar, smart, Volvo (para modelos producidos en China como el EX30) y la propia Tesla, que fabrica el Model 3 en China, si bien esta última firma podría estar exenta temporalmente (explica la Comisión) "tras una solicitud, de manera que se calculará un tipo de arancel individual en la fase definitiva".

MG4

MG4 producido por SAIC

Polestar 4

Polestar 4 producido por el Grupo Geely

BYD ACT 3

BYD ATTO 3