Lamborghini está llamando a revisión al Urus porque el capó podría abrirse o desprenderse del vehículo. Este posible defecto, que incluye los modelos Urus Performante y Urus S de 2023 y 2024, afecta a 2.133 ejemplares, pero el fabricante de automóviles cree que sólo el 2% está afectado. 

El problema radica en los remaches del cierre del capó. Lamborghini descubrió que pueden tener una deformación insuficiente debido a un proceso de fabricación deficiente por parte de un proveedor.

Galería: Lamborghini Urus Performante, primera prueba

A velocidades superiores a 151 km/h, el problema podría generar pequeños huecos entre el capó y el paragolpes delantero. El aumento del flujo de aire tiene el peligro de sobrecargar el mecanismo de cierre, provocando su fallo. 

Eso significa que el capó podría replegarse, obstaculizando la visión del conductor y dañando el parabrisas, e incluso desprenderse completamente del vehículo, causando un peligro para otros conductores en la carretera.

Lamborghini tuvo conocimiento del problema el pasado mes de agosto. Había recibido dos reclamaciones de garantía en Europa sobre la desalineación del capó y el paragolpes del Urus, por lo que inició una investigación con el proveedor. El fabricante no encontró más casos y trabajó con su proveedor para mejorar el proceso de fabricación.

En febrero, un Urus en Indonesia sufrió un desprendimiento completo del capó a alta velocidad. Lamborghini inició otra investigación y descubrió que los remaches del cierre eran defectuosos.

Lamborghini Urus Performante 2023

La marca del toro empezará a avisar a los clientes afectados a finales de junio y principios de julio. Indicará a los propietarios que lleven sus SUV a un concesionario para una inspección.

Para solucionar el problema, el fabricante podría reparar el capó, instalar una placa de soporte o ambas cosas. Con el objetivo de dejar atrás el problema, el proveedor empezó a fabricar piezas más robustas para Lamborghini a principios de febrero.