En febrero de 2021, Ford anunció sus planes de vender únicamente turismos eléctricos en Europa a partir de 2030. Sin embargo, la comercialización de estos vehículos sin emisiones, más lenta de lo previsto, ha obligado a la compañía a revisar su plan inicial.

Así, la nueva estrategia no descarta la venta de automóviles con motor de combustión en la próxima década si hay suficiente demanda, tal y como ya han anunciado otras marcas.  Automotive News Europe cita a Martin Sander, director general de Ford Europa, quien explicó este nuevo planteamiento: "Si vemos una fuerte demanda, por ejemplo de vehículos híbridos enchufables, los ofreceremos".

En un discurso pronunciado esta semana en Londres con motivo de la cumbre sobre el futuro del automóvil organizada por el Financial Times, el directivo admitió que la demanda de vehículos eléctricos ha sido "más baja" de lo que Ford había calculado en un principio.

Ford Explorer 100% eléctrico (2023)

La firma del óvalo ha estado preparando en los últimos años una gama de turismos totalmente eléctricos. El 4 de abril de 2022, puso fin a la producción del Mondeo en la planta valenciana de Almussafes y el EcoSport dejó de fabricarse en diciembre de 2022 en Craiova (Rumanía). La compañía también acabó con el Fiesta el 7 de julio de 2023, en su planta de Colonia (Alemania). Los monovolúmenes S-Max/Galaxy dijeron adiós en abril de 2023, cuando se produjeron las últimas unidades en Valencia.

El año que viene, el Focus dejará de salir de la cadena de montaje de Saarlouis (Alemania). A principios de este mes, Martin Sander declaró a Autocar que la decisión sobre el fin del modelo en 2025 es definitiva. Mientras tanto, la antigua estrella de la gama Ford sigue con vida en tres carrocerías: compacto, sedán (en algunos mercados) y familiar.

El Explorer y otro SUV eléctrico

¿Cómo cubre Ford estos huecos en su diezmada gama europea? Una versión totalmente eléctrica del Puma debutará a finales de este año. Se llama Gen-E y se ensamblará en la planta rumana de Craiova. Asimismo, el Explorer de cero emisiones, desarrollado sobre la plataforma MEB de Volkswagen, entrará en producción en junio en la planta de Colonia.

Un segundo todocamino eléctrico de Ford, también con base Volkswagen, se estrenará en algún momento del próximo mes. Podría tratarse de un ID.5, es decir, un SUV con una línea de techo más estilizada, y podría resucitar el nombre Capri.

En definitiva, Ford ha asumido un gran riesgo al eliminar algunos de sus modelos más importantes, con la esperanza de que los vehículos eléctricos se pongan de moda, pero ahora mismo, la demanda no es especialmente fuerte, así que la marca puede estar en una situación de ligera inferioridad respecto a algunos rivales.