En la actualidad, convertir un coche clásico en un vehículo eléctrico es relativamente sencillo y barato, si se tienen algunos conocimientos de mecánica, de modo que lo puedes hacer tú mismo en el caso de conseguir piezas usadas que son lo suficientemente asequibles para finalizar tu proyecto.

En el otro extremo de la escala, hay clásicos completamente rediseñados por equipos de profesionales que pueden llegar a costar cifras considerables, y ahí es precisamente donde se sitúa este Toyota Land Cruiser clásico convertido en un modelo 100% eléctrico.

La empresa británica Inverted, que ya ofrece una línea de producto basada en los Range Rover clásicos electrificados, ha introducido la energía eléctrica en el Land Cruiser Serie 40 (el J40).

Puede convertir todas las variantes del modelo (J40 de batalla corta, J43 de batalla media y J45 de batalla larga) en un coche eléctrico a través de lo que la empresa denomina "un enfoque basado primero en la ingeniería".

Galería: Toyota Land Cruiser FJ-40 eléctrico by Inverted

Sea cual sea la longitud del chasis que desees convertir, el vehículo estará equipado con un paquete de baterías de 53 kWh, que debería proporcionar una autonomía de unos 240 km con una carga completa. A diferencia de muchas otras conversiones eléctricas, ésta, de Inverted, añade un sistema de carga rápida (CC) de hasta 75 kW, suficiente para recargar la batería del 20 al 80% en menos de media hora.

Como la mayoría de las conversiones de clásicos a modelos eléctricos, conserva la transmisión original, sustituyendo el motor de combustión por uno eléctrico. De hecho, debería ser mucho más potente que el original, con 215 CV y más de 340 Nm de par.

Al mantener la transmisión original, puedes seguir cambiando de marcha manualmente y el vehículo puede arrancar en cualquiera de las marchas. En la mayoría de estas conversiones, se deja la tercera marcha para la conducción diaria y se baja a una marcha inferior si se necesita más par adicional a baja velocidad para superar obstáculos fuera de la carretera. El vehículo sigue permitiendo cambiar entre tracción 4x2 y 4x4, e incluye un bloqueo del diferencial, mediante control electrónico.

Toyota Land Cruiser FJ-40 eléctrico by Inverted

Inverted incluso equipa el vehículo con un motor Tesla de 320 CV, cuyo par de 420 Nm convertirá el Land Cruiser en una especie de 'bólido' eléctrico. La instalación de este motor mejorado implica la retirada de la transmisión original, y el vehículo pierde la opción de seleccionar entre tracción a dos o cuatro ruedas. Sin embargo, debería seguir siendo igual de bueno como todoterreno.

Todos los vehículos que salen del taller de Inverted están totalmente restaurados y cuentan con interiores completamente revisados. El cuero se utiliza por todas partes y los vehículos obtienen un sistema de sonido premium, Apple CarPlay, una cámara de marcha atrás y aire acondicionado.

Toyota Land Cruiser FJ-40 eléctrico by Inverted

También se puede personalizar el vehículo y su interior de muchas maneras, pero esto aumentará el precio inicial de uno de estos programas de restauración y conversiones eléctricas, que ronda los 271.300 euros en total (incluido el coste del vehículo).