La movilidad eléctrica está llegando a todas partes, incluso a los lugares más vírgenes en los que tiene mucho sentido preservar la naturaleza evitando emisiones locales gracias al uso de vehículos eléctricos, como es el caso del modelo que hoy te traemos.

Como puedes ver, el pick-up eléctrico Rivian R1T de las imágenes ha sido convertido en un vehículo abierto de safari en África, pensado para el transporte de pasajeros. El proyecto lo ha llevado a cabo la organización Maasai Wilderness Conservation Trust.

El modelo prescinde del techo original y de las ventanillas, ya que ahora cuenta con un techo de plástico sostenido por barras metálicas y unas lonas laterales al estilo toldo que permiten 'cerrar' el habitáculo.

Rivian R1T de Safari en África

Además, se trata del único Rivian con volante a la derecha del mundo, al menos que sepamos, y ahora dispone de dos filas adicionales de asientos, con 8 plazas en total para transportar pasajeros por la reserva Maasai.

Este R1T también incorpora un pequeño parabrisas (de material plástico, suponemos), luce una defensa metálica específica en el frontal y lleva una rueda de repuesto montada en el portón trasero, por si las moscas.

En principio, el sistema de propulsión de este pick-up de cero emisiones debería mantener los nada menos que 847 CV de potencia del modelo original, que de serie facilita una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 3,5 segundos, a pesar del tamaño del vehículo.

Rivian R1T de Safari en África

Además, la energía con la que se carga el vehículo en la reserva proviene del sol, ya que cuenta con una instalación de placas solares. Así pues, el R1T no sólo no contamina aquellos lugares por lo que pasa, sino que además utiliza energía renovable para su recarga.

Según el Massai Wilderness Conservation Trust, entre los cometidos del vehículo destacan patrullas 'silenciosas' para prevenir la caza furtiva, transporte de bomberos y trabajadores dentro de la reserva y operaciones dentro y fuera de la carretera, incluidos programas de salud o educación.