Los modelos de Land Rover, especialmente las unidades más antiguas, tienen un innegable encanto (te gusten o no los todoterrenos). Pueden ir prácticamente a cualquier parte y son fáciles de reparar, debido a su 'simplicidad' técnica.

Sin embargo, nunca han sido precisamente respetuosos con el medio ambiente (aunque ese nunca fue su propósito, todo hay que decirlo), si bien en la actualidad se puede experimentar el encanto de un 'clásico' Land Rover sin respirar los humos procedentes de su motor original, gracias a especialistas en conversión a coches eléctricos como Everrati, con sede en el Reino Unido.

Por si no lo sabías, Everrati se ha hecho un nombre restaurando con esmero vehículos clásicos y sustituyendo los motores de gasolina o diésel originales por modernos sistemas de propulsión eléctrica, con la calidad de un fabricante original.

Galería: Land Rover Series II 1971 by Everrati

Entre sus creaciones más destacadas, podemos mencionar un impresionante Ford GT40 eléctrico, un Porsche 911 964, un Mercedes-Benz SL 'Pagoda' o un clásico Range Rover.

Y ahora, la firma británica tiene otro modelo en su catálogo: un Land Rover Serie IIa de 1971 que fue encargado para un cliente de Estados Unidos, amante de los todoterrenos clásicos británicos.

Land Rover Series II 1971 by Everrati

Conocido como Polo Commission, este 4x4 clásico transformado, de color piedra caliza, ahora tiene hasta 240 km de autonomía con una carga completa, gracias a un pack de baterías de 60 kWh de capacidad.

El vehículo transformado puede recargarse con corriente alterna o continua, mientras que los motores eléctricos pueden producir hasta 150 CV de potencia y 330 Nm de par motor máximo.

Land Rover Series II 1971 by Everrati

Este clásico británico restaurado y reconvertido también ofrece tracción a las dos ruedas si el conductor así lo desea (por supuesto, la tracción 4x4 también está disponible), y cuenta con una disposición de asientos clásica con bancos laterales en la parte trasera, volante de madera, suelo de teca y techo de lona. ¡Una pasada!