El 500 K Special Roadster es una superestrella en el Museo Mercedes-Benz. ¿Qué hace que sea tan fascinante? El color, por supuesto, pero el propio fabricante afirma: "Es una extraordinaria escultura automovilística cuya elegancia irradia sin esfuerzo desde los años 30 hasta nuestros días. La mejor tecnología, un estilo muy elegante y un equipamiento de lujo se dan cita aquí". Algo de cierto hay en ello.

El Mercedes-Benz 500 K debutó en el Salón Internacional del Automóvil y de la Motocicleta (IAMA) de Berlín del 8 al 18 de marzo de 1934, hace 90 años. El automóvil de lujo se exhibió allí con su espectacular carrocería cerrada y aerodinámicamente optimizada.

Galería: Mercedes-Benz 500 K Spezial-Roadster (W 29)

El roadster especial con radiador empotrado era la octava y más cara variante de carrocería añadida a la gama en octubre de 1934, ya que costaba 28.000 Reichsmarks. Una cantidad desorbitada, con la que se podía comprar fácilmente una casa unifamiliar en una zona privilegiada de la época.

Naturalmente, esto redujo el círculo de compradores. Nombres conocidos del mundo de la cultura, el espectáculo, los negocios y la política compraron el 500 K, que de paso reforzaron su prestigio al conducir este vehículo.

El gran esfuerzo que se dedicó a la construcción de este roadster especial sigue sorprendiendo hoy en día. Empezando por el diseño. La carrocería, con las grandes aletas elegantemente curvadas y el capó de un metro de longitud, fue diseñada por el 'estilista' Friedrich Geiger.

Hoy le llamaríamos diseñador. Y entre sus trabajos más destacados, después de la guerra, también creó el 300 SL Gullwing y, como último proyecto el W 116, o lo que es lo mismo, el primer Clase S.

Mercedes-Benz 500 K Spezial-Roadster (W 29)

El interior se asemejaba a un elegante salón. El cuero acariciaba al conductor y al acompañante y se utilizaba como tapicería de los asientos y en las puertas con la más fina artesanía. Todo coordinado con el mismo color. Las manos del conductor agarraban un volante de color marfil. La mirada del conductor se posaba en un salpicadero con instrumentación como salido del taller de un relojero.

Ya entonces, muchos clientes tenían deseos individuales, por lo que los vehículos se fabricaban bajo la dirección de Hermann Ahrens como piezas únicas en el departamento de construcción de vehículos especiales de la planta de Sindelfingen, una división de la época para la mejor construcción de las carrocerías. El distintivo "Carrocería de Sindelfingen" en el lateral del roadster especial era un signo de calidad.

Mercedes-Benz 500 K Spezial-Roadster (W 29)

Bajo la carrocería también se aplicaron los más altos estándares. El motor sobrealimentado M 29 es legendario en el 500 K. Producía 74 kW (100 CV) y 118 kW (160 CV) con el sobrealimentador conectado. El ventilador Roots de dos palas, situado delante del carburador, se activaba al mover el acelerador más allá de la posición de máxima aceleración a través de un punto de presión (efecto kickdown). A esto le seguía el rugido característico del sobrealimentador y el aumento de potencia inmediatamente perceptible. ¿Consumo? Si te podías permitir un 500 K, no pensabas en ello.

El moderno chasis del 500 K según los estándares de la época, adoptado del Mercedes-Benz 380 (W 22), tenía en cuenta la potencia del motor. Con su eje delantero de brazos trapezoidales y su eje trasero oscilante, el diseño de Daimler-Benz, protegido por patentes, no sólo era adelantado a su tiempo, sino que se convirtió rápidamente en una característica común de la ingeniería automovilística que sigue siendo válida hoy en día y se utiliza en todo el mundo. El diseño del eje trasero permitía alcanzar altas velocidades con una extraordinaria seguridad de conducción.

Mercedes-Benz 500 K Spezial-Roadster (W 29)

El 500 K invitaba a fijarse en los detalles. ¿Para qué podía servir el escalón del guardabarros trasero? Sorpresa, ya que el roadster especial no era un biplaza. La trampilla situada detrás del interior abría otro asiento corrido, conocido comúnmente como 'asiento de la suegra'. El escalón facilitaba el acceso.

El 500 K ya era raro en la década de 1930. Sólo se fabricaron 342 unidades en todas las variantes de carrocería entre 1934 y 1936. Le siguió sin problemas el 540 K con un motor de mayor cilindrada. Hoy en día, ambas versiones de la serie W 29 tienen garantizados los mejores precios en las subastas. En ocasiones, incluso superan la barrera de los 10 millones de euros.

El Special Roadster, en particular, es tan codiciado que, a partir de los años 50, los talleres de carrocería transformaron berlinas o cabrios en roadsters especiales con la esperanza de aumentar su valor. Por supuesto, sólo los vehículos originales de Sindelfingen alcanzan los precios más altos. En cualquier caso, los expertos de Mercedes-Benz Classic pueden establecer la autenticidad más allá de toda duda.