Este Mercedes-Benz SL descapotable ha estado olvidado y abandonado en lo que parece un almacén durante dos décadas. Pero ahora, gracias a la gente de WD Detailing, este clásico por fin recibe una nueva oportunidad de volver a lucir en todo su esplendor.

El equipo de WD Detailing fue invitado por el propietario a recuperar este 450 SL, lo que les permitió extraerlo del garaje oculto donde pasó décadas sin ser tocado, acumulando polvo y moho. Tras trasladar el coche a sus instalaciones de limpieza, el equipo descubrió el alcance de la suciedad acumulada.

Primer lavado en años para este clásico

Incluso después de un primer aclarado, la pintura de este SL con motor V8 siguió recubierta de una gruesa capa de suciedad. De hecho, fue necesario emplearse a fondo para eliminar toda la suciedad.

Tras quitar la mugre que cubría la carrocería, el equipo de WD encontró numerosas motas de alquitrán pegadas al capó. Está claro que este coche no había recibido la atención que se merecía.

Aparte de acumular una gruesa capa de polvo, el interior parecía estar en sorprendentemente buen estado, teniendo en cuenta el nivel abandono sufrido por el coche. No había grandes manchas de moho ni casas de ratones a la vista, todo un clásico en estos casos.

Parece algo obvio, pero apostamos a que mantener las ventanillas subidas durante toda su vida en el almacén tiene mucho que ver con el estado más que correcto de conservación.

Aunque el vano motor parece completo, el equipo de WD Detailing no intentó arrancar en el momento este SL. Y creemos que fue la mejor decisión, pues estos coches estaban equipados con el sistema de inyección de combustible K-Jetronic de Bosch, que es notoriamente difícil de arreglar y poner a punto. 

Esperamos que el propietario de este SL lo deje en manos de un equipo profesional que sea capaz de poner el coche de nuevo en marcha. Sin duda, ese es el destino que merece este clásico.