A lo largo de su historia, el Panda ha sido todoterreno, crossover y hasta un coche urbano de lujo, en algunas versiones muy exclusivas. Nunca, sin embargo, lo hemos visto 'al descubierto'.

Por eso, el Fiat Marrakech presentado en el Salón del Automóvil de Barcelona 2003 fue, sin duda, uno de los prototipos más extraños del superventas en Italia, así como uno de los más extravagantes jamás exhibidos en la cita catalana.

Hablamos de un descapotable de pequeño tamaño diseñado para adaptarse de la mejor manera posible a los trayectos por la orilla del mar o incluso para desenvolverse por las dunas del desierto, gracias a su tracción a las cuatro ruedas.

Galería: Fiat Marrakech concept

De la ciudad al todoterreno

Dedicado a la ciudad marroquí homónima, el Marrakech presentaba las dimensiones del Panda de aquellos años, que discurría por su segunda generación: 3,57 metros de largo, 1,61 de ancho y 1,48 de alto, con una valiosa distancia entre ejes de 2,30 metros.

Así las cosas, este concept tenía las cotas adecuadas para no sufrir por las estrechas calles de la ciudades y ser ágil, útil y divertido en desplazamientos urbanos. 

Había algunas soluciones especialmente interesantes en el vehículo, como las puertas bajas sin ventanas y los soportes tubulares que protegían a los pasajeros, sin olvidarnos de la tracción total, un sistema de acoplamiento viscoso que garantizaba el agarre incluso en condiciones difíciles.

Fiat Marrakech concept car

Concept car Fiat Marrakech

La herencia

En el momento de su presentación, no se divulgó nada ni del motor ni tampoco de la tecnología del Marrakech. La ficha técnica y de equipamiento sólo mencionaba un sistema de navegación por satélite y el cambio automático Dualogic.

Para la época, crear un descapotable no era un experimento tan atrevido como en la actualidad. De hecho, no eran infrecuentes en aquella época, con marcas rivales como Citroën, Peugeot y Nissan presentando modelos igualmente interesantes.

Fiat Marrakech concept

Frontal Fiat Marrakech 

Basta pensar, por ejemplo, en el C3 Pluriel, el 206 CC y el Micra CC: todos basados en utilitarios, pero transformados en encantadores descapotables. Un segmento que hace tiempo que desapareció, entre otras cosas por ser demasiado de nicho.