El mercado del coche eléctrico está creciendo en toda Europa, pero a un ritmo más lento de lo previsto inicialmente por los fabricantes, sobre todo en países como España. Esta situación está teniendo importantes consecuencias en las estrategias de los fabricantes que, tras anuncios (quizá) demasiado optimistas, ahora están revisando sus planes.

Es el caso de Jaguar Land Rover, cuyo CEO, Adrian Mardell, anunció durante una conferencia sobre los resultados trimestrales que las dos marcas británicas darán prioridad a los híbridos enchufables, aunque seguirán adelante con el desarrollo de nuevos eléctricos.

Demanda demasiado débil

Mardell atribuyó este cambio de planes a un "debilitamiento de la demanda de coches eléctricos", al tiempo que habló de "una acogida positiva por parte de los clientes de los híbridos enchufables".

Range Rover Evoque 2023

Range Rover Evoque restyling

Por ello, las dos marcas han sometido a una revisión sus estrategias anunciadas inicialmente en 2021. En concreto, hasta 2026 sólo se introducirán cuatro coches eléctricos de la marca Land Rover en lugar de seis, mientras que las dos novedades 'a batería' de Jaguar siguen adelante.

Land Rover tiene previsto presentar su primer SUV eléctrico a finales de año, seguido poco después por la variante de cero emisiones del Range Rover Sport, ambos basados en la plataforma MLA. Las otras dos novedades, más compactas, se construirán sobre una novedosa arquitectura denominada EMA. También se espera el lanzamiento de una versión 'a batería' del Defender para 2030.

Los nuevos horizontes de Jaguar

En cuanto a Jaguar, para 2025 está previsto un gran turismos eléctrico de cuatro puertas basado en una plataforma específica denominada JEA (Jaguar Electrified Architecture).

Jaguar F-Type ZP Edition

Jaguar F-Type ZP Edition

Según declaró Mardell a AutoExpress a principios de 2023, la marca del felino también contará con tres SUV sin motores de combustión. El primero de ellos tendría un precio de partida de unos 100.000 euros y versiones con propulsión trasera y tracción total.

El modelo intermedio sería un vehículo exclusivamente con dos ejes motrices y un precio base de 145.000 euros, mientras que el tope de gama estaría representado por una variante deportiva SVR de 230.000 euros con especificaciones exclusivas para China y Estados Unidos. 

Galería: Range Rover Velar 2023