Prueba Range Rover Velar 2018, máxima seducción

Te invito a ponerte en la piel de un millonario. Dispones de más de 100.000 euros para adquirir un SUV Premium de gran tamaño y debes analizar alternativas. Probablemente, lo primero que hagas es buscar información de los modelos alemanes que a todos se nos vienen a la cabeza.

Pareces decantado por uno, pero, en el último instante, aparece tu vena narcisista y reflexionas sobre si el coche es suficientemente vistoso o exclusivo como para ir desviando miradas. Indagando más, aparece ante ti el Range Rover Velar 2018 y se te despejan las dudas...

Volviendo a la realidad, Land Rover ha creado un modelo que derrite corazones a ellos... y también a ellas. Vayas donde vayas, observas caras de admiración y, por qué no decirlo, de envidia. Eres el rey del asfalto simplemente por circular con un modelo así... y eso es algo muy complicado de lograr hoy en día. En esta prueba, además de la innegable belleza del todocamino, analizaremos otros puntos muy interesantes, con los que se demuestra que el Velar es mucho más que una simple 'cara bonita'.

 

Comencemos situándolo entre sus rivales. Sus 4,80 metros de longitud le sitúan a la par del Mercedes-Benz GLE y algo por debajo del BMW X5, con 4,88 metros, y del Audi Q7, que se va más allá de los 5,0. Sin duda, pertenece a una saga única, compuesta por modelos que rompieron moldes en el momento de su aparición. Tanto el Range Rover Sport como el Range Rover Evoque supusieron una revolución en sus respectivos nichos de mercado y demostraron q...