Una especie de leyenda urbana dice que los fabricantes japoneses han permanecido algo ajenos a los motores diésel. Es verdad que muchas veces no han sido la referencia en su desarrollo, pero algunas pocas sí, creando además bloques muy avanzados técnicamente. 

Junto a Honda y Toyota, cuyas familias mecánicas i-DTEC y D-4D contribuyeron al éxito de modelos como el CR-V y el RAV4, también cabe mencionar la gama 4N1 de Mitsubishi, con cuatro cilindros, recordada como la primera de gasóleo con distribución variable. 

Debut en los SUV

El primer motor de esta familia fue el 4N13, introducido en 2010 en el Lancer y en el SUV compacto ASX. De este último vehículo derivaron el Peugeot 4008 y Citroën C4 Aircross dos años después.

Se trataba de un motor de 1,8 litros 'cuadrado (diámetro/carrera de 73 x 73,1) y una potencia de 116 o 150 CV. Equipado con inyección common rail y turbo de geometría variable, empleabla la tecnología MIVEC de distribución variable, ya utilizada en los propulsores de gasolina de la compañía. Este sistema mejoraba el par máximo y los consumos. 

Motor diésel Mitsubishi 4N1

Motor Mitsubishi 4N13 en el ASX 2011

Entre las características estructurales, estos motores contaban con una construcción íntegramente en aluminio, favorecida por una baja relación de compresión que reducía las tensiones generadas por la combustión, permitiendo así que el bloque fuese también de aleación ligera.

Casi inmediatamente llegó la variante 4N14 de 2,3 litros, obtenida aumentando el diámetro y la carrera a 86 x 97,6 mm, para una cilindrada final de 2.268 cm3. Respecto al anterior motor, se distinguía por la incorporación de inyectores piezoeléctricos y de un turbo, también de geometría variable, más avanzado. Ofrecía 177 CV y ​​380 Nm de par.

Motor diésel Mitsubishi 4N1

Motor Mitsubishi 4N14 en el ASX 2016

Este motor fue el más extendido entre los Mitsubishi: debutó en 2010 en el Outlander, pero se extendió en los años siguientes a otros modelos como el Delica y el Eclipse Cross, y también al ASX en combinación con la transmisión automática y al L200.

Motor diésel Mitsubishi 4N1

Motor del Mitsubishi Montero Sport DI-D 2015

Llega el 2,4 litros

En 2014, la familia 4N1 se enriqueció con una tercera unidad, la 4N15, destinada a pick-up, SUV como el Montero Sport y vehículos comerciales. Tenía una cilindrada ligeramente mayor, 2.442 cm3, a partir de una carrera de 105 mm, pero mantuvo el turbo. La potencia se elevó ligeramente, 181 CV, pero sobre todo se incrementó el par máximo, llegando a 430 Nm, ideal para vehículos de carga. 

Este 4N15 experimentó una evolución en 2022 que desembocó en el nacimiento del 4N16, idéntico en cilindrada pero ofrecido con dos niveles de potencia, 132 y 204 CV, con 380 y 470 Nm de par, respectivamente. El menos potente fue para vehículos comerciales y modelos de Nissan e Isuzu, mientras que el superior se emplea en la última evolución del L200.

Galería: Motor diésel Mitsubishi 4N1