La transición del 356 al 911 definió una era para Porsche y convirtió a la marca en lo que es hoy. La estrella de este importante momento en la historia de la firma es el Type 754 T7, un concept car cuya forma marcó el nuevo camino estilístico del fabricante.

Hablamos de un legendario ejemplar único, que puede admirarse en el Museo Porsche de Stuttgart. Por muchos motivos, hablamos de un ejemplar único e importante para entender lo que es Porsche en la actualidad. Esta es su historia.

La 'donación' del 356

Creado en 1961, el 754 fue desarrollado por Ferdinand Alexander Porsche (hijo del fundador de la marca), utilizando un 356 como base. Sin embargo, la forma del prototipo difería sustancialmente de la del coche 'donante'.

Aunque el diseño fue evolucionando constantemente a lo largo de los años hasta su presentación en el salón de Frankfurt de 1963, el ejercicio de estilo se mantuvo esencialmente fiel a sí mismo.

Porsche Type 754 T7 Concept (1963)

Porsche Type 754 T7 Concept (1963)

En particular, el frontal presenta un elemento cromado que hace que el coche parezca más ancho, mientras que los faros circulares son una herencia del 356. Las mayores diferencias surgen en el lateral, ya que el 754 cuenta con una distancia entre ejes 100 mm mayor, mientras que en la parte trasera encontramos una 'cola' plana con pilotos desarrollados horizontalmente y dos salidas de escape centrales.

Cuestión de motor (y de nombre)

El habitáculo era más amplio que el del 356, y el 754 disponía incluso de cuatro asientos reales para mejorar la practicidad en el uso diario.

Sin embargo, bajo el capó del Porsche se escondía un motor 2.2 de seis cilindros y unos 130 CV de potencia, desarrollado específicamente para sustituir al bloque de cuatro cilindros montado en el 356 Carrera 2 (excesivamente ruidoso, según los ingenieros de la época).

Porsche Type 754 T7 Concept (1963)

Porsche Type 754 T7 Concept (1963)

En la cita de Frankfurt, el 754 pasó a llamarse 901, para volver a cambiar de nombre debido a la coincidencia con un modelo de Peugeot, que tenía la patente. Así nació el 911, cuya dinastía se consolidó con el paso de los años hasta convertirse en un deportivo de ensueño para millones de entusiastas de todo el mundo.

Galería: Porsche Type 754 T7 Concept (1963)