La verdad es que no acabamos de entender por qué, en este periodo de transición hacia los coches eléctricos, se han demonizado tanto los motores turbodiésel, cuando son los que menos gastan en ciclo interurbano y, además, emiten menos dióxido de carbono (CO2) que una mecánica de gasolina. 

En este sentido, nos ha parecido una buena idea recordar el récord de autonomía que posee un vehículo diésel, el Volkswagen Passat TDI. Hace ya 11 años, el matrimonio australiano Taylor completó 2.616 km sin repostar entre Houston (Texas) y Sterling (Virginia) durante tres días.

Teniendo en cuenta que el depósito de la berlina germana ascendía a 73 litros, el consumo medio se quedó en tan sólo 2,79 litros cada 100 km. Por cierto, el Passat montaba el conocido propulsor 2.0 TDI de 140 CV. ¿Qué vehículo electrificado podría igualar este registro en esa distancia? Me temo que ninguno. 

Galería: La historia del Volkswagen Passat

Ritmo normal y pasando por poblaciones

Si te estás preguntando ahora mismo por posibles trampas en el trayecto, hemos de explicar que la policía siguió siempre el coche para que no pudiera repostar. Por supuesto, el viaje se realizó con tráfico real y a una velocidad media de 61 km/h. 

Eso significa que John y Helen no circularon a un ritmo peligrosamente bajo. Es más, el viaje transcurrió también por poblaciones, algo que no beneficiaba el consumo. Al contrario, más bien lo perjudicaba. 

La transmisión del vehículo era una caja manual de seis marchas y la pareja se fue turnando al volante para poder completar 14 horas al volante cada uno de los tres días. El matrimonio sí llevaba equipaje, que sumaba kilos al automóvil.

¿No quieres cambiar tu coche diésel?

Una vez alcanzada Sterling, la policía confirmó la validez del récord. No conocemos mucho la orografía de la zona, pero entendemos que los Taylor eligieron un recorrido bastante favorable, con mucha zona llana y también ligeros descensos, como es lógico. 

Así las cosas, entendemos perfectamente que muchos dueños de un vehículo diésel en buen estado no quieran cambiar de coche en la actualidad. Es más, todavía comprar un automóvil de gasóleo tiene sentido si vas a realizar muchos kilómetros al año por trabajo o por motivos personales.