Sabemos que muchos de vosotros os quedasteis sin la posibilidad de comprar el Toyota GR86, pero todavía no está todo perdido porque su clon, el Subaru BRZ, de desarrollo conjunto, se encuentra a la venta por 39.500 euros que, tal y como están las cosas, no encontrarás nada parecido a ese coste.  

Por eso, deberías darte mucha prisa en acudir a un concesionario de la marca japonesa, porque el deportivo es una serie limitada a tan sólo 101 unidades, muchas de ellas ya vendidas. De momento, el coche está en el configurador oficial, así que son buenas noticias, pero no te despistes. 

En la actualidad, muy pocos coches ofrecen sensaciones tan puras de conducción como el BRZ. De hecho, no incorpora ningún tipo de electrificación y, por supuesto, el tren motriz es el trasero y la caja, una manual de seis marchas. ¡Como para frotarse las manos! 

Galería: Subaru BRZ 2023, prueba

BRZ, un deportivo mucho más potente

Cabe recordar también que, en esta segunda generación del vehículo, se mantiene un bloque bóxer atmosférico de cuatro cilindros, pero ahora con una cilindrada de 2,4 litros y una potencia de 234 CV. Por lo tanto, las prestaciones son claramente mejores: 226 km/h y de 0 a 100 en 6,3 segundos. 

También el consumo se ha incrementado, lógicamente, hasta una media en ciclo WLTP de 8,8 litros cada 100 kilómetros. Por su parte, el habitáculo de 2+2 plazas se complementa con un maletero de 237 litros, suficientes para el equipaje de dos personas.  

Seguro que la instrumentación digital te encanta, pues integra el cuentarrevoluciones en posición central y ofrece una información bastante completa, con temperatura del refrigerante o presión de los cuatro neumáticos, algo que es poco habitual. 

Muy sencillo de comprar

Los pasos para configurar el Subaru son muy sencillos, ya que sólo tienes que elegir entre uno de los cuatro colores disponibles. El único acabado es el Sport, que viene bastante bien nutrido: llantas de aleación de 18 pulgadas, faros y pilotos LED, pedales acabados en aluminio, climatizador bizona...

Un poco más arriba tienes nuestra prueba del BRZ para que te empapes de nuestras sensaciones al volante. Ya sabes, en cuanto acabes de leerla, ve rápido al concesionario, que tienes ante ti una gran oportunidad de comprar un coche en total peligro de extinción.