Invertir una gran cantidad de dinero en un producto de nicho implica afrontar un gran riesgo a nivel financiero, razón por la que Lamborghini trabajó junto a Audi para compartir los costes de desarrollo de sus modelos de acceso.

Tanto el Lamborghini Gallardo como el más moderno Lamborghini Huracán estuvieron hermanados con la primera y la segunda generación del Audi R8, respectivamente, pero la marca de Ingolstadt ha dejado claro que no habrá una tercera generación de su superdeportivo V10 de motor central.

Aun así, el fabricante de Sant'Agata Bolognese ha confirmado que un nuevo 'baby' Lambo de acceso a la gama debutará en 2024, con un desarrollo propio. El responsable de Lamborghini en Asia-Pacífico, Francesco Scardaoni, ha explicado cómo es esto posible.

Lamborghini Huracán STO 2021, prueba

En declaraciones a la publicación australiana Drive, el directivo ha confirmado que el Huracán será un desarrollo propio de la marca, gracias a que los últimos año han sido muy rentables para la firma italiana, gracias sobre todo al éxito del Lamborghini Urus.

El año 2022 fue el mejor de la historia de la marca, logrando una facturación de 2.380 millones de euros y un margen operativo del 25,9%. La compañía logró un beneficio operativo de 614 millones de euros y las entregas aumentaron hasta las 9.233 unidades, de las cuales 5.367 (un 58% del total) correspondieron al SUV de la casa, el Urus.

Dado que Audi no tiene planeado un R8, Lamborghini tiene la libertad para desarrollar el sucesor el Huracán como un producto a medida, sin compromisos. En principio utilizará una nueva plataforma, exclusiva para este supercoche, aunque Scardaoni no descarta que se comparta con otros miembros del Grupo Volkswagen.

Prueba Lamborghini Urus 2022

Lamborghini Urus, el artífice del éxito reciente de la marca del toro

Hace ya tiempo que los pedidos del Lamborghini Huracán están cerrados, ya que la producción del modelo V10 está ya vendida hasta el próximo año, fecha en la que se retirará del mercado. Su sucesor, del que la marca no ha dado demasiados detalles, prescindirá del motor de diez cilindros, a favor de uno de menor cilindrada.

Se cree que el nuevo modelo contará con una configuración híbrida enchufable basada en un motor V8 biturbo, aunque por ahora lo único que está confirmado oficialmente es que utilizará la misma transmisión automática de doble embrague y ocho velocidades del Lamborghini Revuelto.