En los últimos tiempos, la diferencia de precio entre el litro de gasolina y el de diésel era bastante justa, generalmente por debajo de los 10 céntimos de euro, pero ahora, de cara al puente de mayo, los costes se han separado con más claridad en favor del gasóleo. 

Hoy, la gasolina Sin Plomo 95 está a 1,64 euros el litro, mientras que el diésel se queda en 1,49. Por lo tanto, son 15 céntimos que, en el caso de llenar un depósito de 45 litros, supone una diferencia de 6,8 euros (73,8 frente a 67,05).  

En el caso de tener un coche diésel, además de los consumos medios más bajos, te verás beneficiado por estos costes, así que ahorrarás dinero en tus próximos viajes, sin duda. Eso, si hablamos de vehículos de combustión, porque en el caso de los modelos 100% eléctricos, depende de los costes de recarga rápida de las diferentes compañías. 

Galería: Prueba Volkswagen T-Roc R-Line TDI 150 CV DSG

Situación normal

Si recuerdas, hace unos meses (en octubre de 2022, aproximadamente), el diésel estaba más caro que la gasolina. Los motivos eran variados, pero el principal tenía que ver con la guerra de Ucrania y el veto del diésel de origen ruso. 

El cierre de refinerías en nuestro continente, más la subida de costes del gas natural (el diésel se genera a partir de él) y el incremento de la demanda en sectores como la industria, la pesca o la agricultura, también generaron esta situación poco habitual. 

Ahora mismo, los costes se han normalizado y la gasolina resulta más cara. En comparación con las tarifas previas a la pandemia, estamos pagando bastante más por cada repostaje y mucho nos tememos que aquellos tiempos no volverán.

Combustible más barato

Por este motivo, siempre es interesante saber dónde llenar el depósito al precio más bajo posible y eso se puede descubrir a través de una práctica herramienta online que tiene la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) en su página web.  

Así, podrás planificar el viaje del puente de mayo o los venideros durante la primavera o el verano, y gastarte menos dinero en los desplazamientos que, tal y como está la situación económica, no es un asunto baladí.