La marca de Woking acaba de desvelar su modelo de producción en serie más ligero y potente hasta la fecha, el McLaren 750S, que sucede al brutal 720S pero lo supera en todos los aspectos. Como de costumbre, el nuevo modelo está ya disponible tanto en carrocería coupé como descapotable o Spider.

El nuevo superdeportivo de la casa británica está basado en un chasis monocasco de fibra de carbono (Monocage II) y goza de un sinfín de componentes fabricados en este ligero material. Gracias a ello, es 30 kilogramos más ligero que su predecesor, con 1.277 kilogramos en vacío y una relación peso-potencia de 1,7 kilogramos por caballo. La variante Spider, eso sí, es 49 kilogramos más pesada.

Galería: McLaren 750S

El corazón del 750S de McLaren es el conocido 4,0 litros V8 biturbo de la firma, colocado en posición central y en este caso con 750 CV a 7.500 rpm y un par motor máximo de 800 Nm a 5.500 vueltas. La transmisión es automática, de doble embrague y siete velocidades, y envía toda la fuerza del motor de ocho cilindros al eje trasero, exclusivamente.

Sobre el papel, el nuevo 750S es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, de 0 a 200 km/h en 7,2 (7,3 el Spider) y su velocidad máxima asciende a 332 km/h. Según el fabricante, el 30% de los componentes del 750S son nuevos o han sido rediseñados y, en el caso del Spider, el mecanismo de techo se puede activar a menos de 50 km/h y tarda unos 11 segundos en abrir o cerrar.

McLaren 750S
McLaren 750S
McLaren 750S

McLaren estrena también en este supercoche la última generación de la suspensión neumática PCC III, con geometría mejorada y nuevos muelles (más blandos delante y más rígidos detrás) y amortiguadores, mientras que la dirección es la misma del 720S, de asistencia electrohidráulica, aunque más rápida, según McLaren.

En cuanto a los frenos, hay discos carbocerámicos de 391 mm delante y 381 detrás, junto a pinzas de seis y cuatro pistones, respectivamente. Además, el 750S goza de un ancho de vías delantero mayor en 6 milímetros. McLaren afirma que el sistema de elevación del tren delantero (para afrontar rampas, por ejemplo) también es mucho más rápido que antes.

McLaren 750S
McLaren 750S
McLaren 750S

A nivel estético, el 750S evoluciona con un splitter más prominente, nuevas tomas de aire, paragolpes rediseñados, pasos de rueda traseros ventilados o un alerón trasero activo también más grande y de fibra de carbono.

Las llantas forjadas de 10 radios son las más ligeras montadas en un McLaren de producción en serie y ahorran unos 10 kilos. De serie montan neumáticos Pirelli P Zero en medidas 245/35 R19 y 305/30 R20, aunque en opción se pueden equipar también neumáticos Pirelli P Zero Corsa o Trofeo R de circuito.

En el habitáculo goza de tapicería de cuero Nappa o bien de Alcantara y cuero, una completa instrumentación digital, mandos para los diferentes modos del chasis y de la respuesta del motor, y están disponibles opciones como asientos de carreras de fibra de carbono o un equipo de audio premium Bowers & Wilkins.