Supongamos que eres un acaudalado agricultor suizo con un chalet a 3.000 metros de altitud en los Alpes y quieres llegar a tus terrenos con estilo incluso en las peores condiciones meteorológicas. ¿Qué haces? Esa persona encargó a delta4x4 el montaje de orugas en un Mercedes-Benz G 500.

Para crear el espacio necesario para las bandas de rodadura, delta4x4 ha dotado a este Clase G de una elevación de la suspensión de 20 centímetros. Los guardabarros sobredimensionados 'cubren' la anchura añadida a la carrocería por las orugas.

Galería: Mercedes-Benz G500 con orugas By Delta 4x4

Pero incluso en los Alpes suizos, este nivel de capacidad todoterreno es innecesario durante parte del año. Las orugas son desmontables, y el todoterreno de Mercedes-Benz puede llevar ruedas convencionales durante los meses de verano.

Hacer esta conversión fue un proyecto costoso. Con las piezas y la instalación, solo la configuración con orugas costó 50.000 euros. Además, las piezas tuvieron que ser homologadas en Suiza, incluyendo pruebas e inspecciones, y ese proceso añadió aproximadamente 50.000 euros más al coste total.

Mercedes-Benz G500 con orugas By Delta 4x4

Después, las mejoras en la suspensión y las homologaciones necesarias añadieron unos 19.000 euros extra a este vehículo. A todo lo anterior, debemos sumarle otros 20.000 euros en las diversas opciones, como el paragolpes delantero modificado con una barra de protección, la baca y el juego de ruedas adicionales.

Mercedes-Benz G500 con orugas By Delta 4x4

Si sumamos todas esas cantidades, el coste de esta preparación es de unos 139.000 euros. Para poner esto en perspectiva, un G 500 nuevo en Alemania tiene actualmente un precio de partida de 130.204 euros, lo que significa que el trabajo de transformación cuesta más que el propio vehículo. 

Mercedes-Benz G500 con orugas By Delta 4x4

La compañía delta4x4 se especializa en hacer conversiones extremas como la de este Clase G. Por ejemplo, ha creado un Suzuki Jimny con ejes de portal para una conducción off-road extrema. La empresa también construyó un Rolls-Royce Cullinan overlander con una suspensión elevada y una tienda en el techo.

Mercedes-Benz G500 con orugas By Delta 4x4

Por otra parte, ya sabemos que el futuro del Clase G es eléctrico. Nuestros compañeros de Motor1.com Estados Unidos han tenido, recientemente, la oportunidad de conducir un prototipo del EQG. Mercedes-Benz lo ha diseñado para que tenga la misma capacidad todoterreno que la versión con motor de combustión. Y, sin ir más lejos, la marca alemana incluso ha hecho que el 4x4 eléctrico sea capaz de realizar giros sobre su eje, como si fuera un tanque.

Mercedes aún no ha facilitado todos los detalles técnicos del EQG. Solo sabemos que tiene cuatro motores eléctricos, uno para cada rueda. Se especula con que la batería podría ser el paquete de 108 kWh que emplea el EQS.