Sí, lo sabemos, es domingo y estás esperando que cerremos la semana hablando de algún de vehículo de estilo camper, que se pueda comprar por un precio barato, o incluso de alguna autocaravanas curiosas o todoterreno con la que vivir aventuras en otoño e invierno.

Pues no, hoy queremos hablar de nuestros amigos de Caselani, un preparador italiano del que ya hemos hablado alguna vez, fruto de sus interpretaciones modernas de algunas furgonetas legendarias como el Citroën Type H o su reinterpretación inspirada en un clásico para el recuerdo como es el Citroën 2CV.

Y justamente, es en ese vehículo con licencia oficial en el que nos queremos centrar hoy, el denominado Furgonette. Un monovolumen, un modelo para pasajeros, llamativo y con un interesante aspecto retro.

Un monovolumen clásico, barato... ¡y eléctrico!

Empecemos por lo importante: el preparador ya ha abierto el proceso de información y de prerreserva de este nuevo modelo, lo que significa que, si estás interesado, ya puedes apuntarte en la lista.

Galería: Citroën Berlingo 2CV Fourgonnette

Eso sí, aunque nos gustaría decirte lo contrario, todavía no ha anunciado los precios oficiales de ninguna de las versiones disponibles en la gama: se vende como Panel Van, Crew Cab Van y Passenger Van, dependiendo de las necesidades de cada uno.

Y eso que Caselani no solo abrió los pedidos del Berlingo 2CV Fourgonnette el pasado 1 de octubre, sino que además, anunció que la producción del modelo comenzará en enero de 2023.

Dicho esto, podemos hacernos una idea de cuánto costará. ¿Cómo? Muy sencillo: si por el Type H (un modelo más grande, con base SpaceTourer) hay que pagar un mínimo de 37.000 euros más IVA, es lógico pensar que el 2CV Fourgonnette cueste unos 30.000 euros, antes de impuestos.

Otro aspecto llamativo son las motorizaciones disponibles para el modelo. La versión 100% de pasajeros, la más parecida a un turismo, solo se ofrece con un motor eléctrico de 136 CV de potencia y una autonomía homologada de 280 kilómetros, que son unos datos similares a los del Berlingo del que deriva.

Por el contrario, en las versiones homologadas como vehículos comerciales (furgón y mixta) hay más variedad a la hora de configurarla, ya que además de la versión eléctrica, también se ponen en liza un bloque turbodiésel de 130 CV y un gasolina, también turboalimentado, de 110 CV. 

Fuente y fotos: Caselani, vía Citroën