En 1995, esta particular BMW R 100 GS salió de su fábrica en Alemania con destino a Alberta, Canadá, donde permanecería casi imperturbable en su caja de transporte durante unos largos 27 años.

Por lo que sabemos, en noviembre de 2021, se vendió a un comprador con sede en Nueva York, pero ahora se ha subastado por la asombrosa cantidad de 47.250 dólares a través del portal Bring a Trailer.

Existen muchas noticias sobre motocicletas encontradas en su caja de transporte original, más veteranas o más recientes. Y más interesante aún, es que existe un mercado para este tipo de motos encontradas, desde Kawasaki todavía dentro de sus embalajes originales, hasta Ducati que se venden junto con sus cajas de madera. Es innegable que el embalaje original aporta un valor extra cuando se trata de una subasta.

Galería: BMW R 100 GS Paris Dakar en embalaje

Esta unidad fue enviada a Alberta, Canadá, algo que se puede apreciar claramente impreso en la caja de madera. A partir de ahí, no se menciona en el anuncio si la unidad cambió de manos más de una vez, pero sí sabemos que en noviembre de 2021, un comprador de Nueva York se hizo con ella y aún conservaba la unidad en su caja de envío original de BMW.

Ese comprador es Peter Boggia, de Moto Borgotaro, con sede en Brooklyn, Nueva York. Moto Borgotaro se dedica, fundamentalmente, a las motos clásicas procedentes de Europa y Norteamérica.

BMW R 100 GS Paris Dakar en embalaje

La R 100 GS también es un modelo especial de BMW. Se trata de una edición del París-Dakar, que fue una producción limitada en su momento. La ficha informativa acorta el nombre a "PD", y es bastante común ver estas motos con precios entre los 10.000 y los 15.000 dólares (puede que algo más, dependiendo de su estado de conservación).

Sin embargo, su nuevo propietario tuvo que 'rascarse' un poco más el bolsillo como demuestran los 47.250 dólares (47.480 euros), que finalmente tuvo que desembolsar para hacerse con la puja ganadora de Bring A Trailer.

BMW R 100 GS Paris Dakar en embalaje

Así que esta subasta tenía un montón de cosas a favor del vendedor. Su principal aliciente fue vender la moto dentro del embalaje original, aunque tampoco hay que dejar de lado el valor de una máquina tan especial.

BMW R 100 GS Paris Dakar en embalaje

No está claro si la moto se desembalará finalmente, pero es probable que siga en su caja como pieza de coleccionista por un tiempo. Eso, salvo que el actual comprador o el siguiente propietario decidan que ha llegado el momento de desembalarla, algo que tampoco estaría nada mal, ¿verdad?

Fuente: Rideapart.com