Más del 70% de la superficie de nuestro planeta está cubierta de agua, lo que significa que solo una cuarta parte está destinada a vehículos con ruedas. Si te gusta la vida en autocaravana, eso significa que los lugares a los que puedes ir son limitados en comparación con lo que ofrece la Tierra.

Pero, ¿por qué detenerse en un camping remoto cuando puedes moverte por el mar siguiendo cualquier dirección? Esa la idea de la Caracat 860, una autocaravana flotante, que es un catamarán creado por la empresa alemana Schneider Caravaning. Veamos sus cualidades. 

Galería: Caracat 860, autocaravana flotante

Autocaravana para tierra y mar 

Se trata de un barco que viene con remolque y permite acampar tanto en tierra como en el agua. Está disponible en tres tamaños, desde 6,6 hasta 8,6 metros de longitud.

En tierra, el Caracat debe ser remolcado por un camión o un todoterreno (las fotos muestran un Mercedes-Benz Clase G), pero en el agua puede propulsarse por sí solo gracias a un motor eléctrico Torqeedo de 8 a 15 CV o también con un bloque de gasolina. Por lo tanto, parece un modelo híbrido.

Existe la posibilidad de elegir la embarcación con un motor eléctrico más potente y con un propulsor diésel. La energía a bordo procede de baterías con cargadores, pero puede ampliarse con un panel solar Tomatech de 200 vatios.

Camper marítima para seis personas

Según New Atlas, la Caracat 860 parte de 130.000 euros para el modelo más pequeño. Con ese dinero se obtiene un barco con un elegante interior, tapicerías de cuero y Alcantara, además de un suelo de teca.

La planta incluye un aseo y un baño, una cocina y un salón con sofás que se convierte en una zona de descanso. También hay una cama de techo desplegable, así que en total pueden dormir hasta seis personas.

Para disfrutar de las aguas abiertas, el Caracat también tiene un pequeño balcón en la proa y una cubierta de popa. También hay una zona de estar en la cubierta superior que viene con un toldo desplegable. ¡Esto sí es una camper polivalente! La verdad es que sería un gustazo alquilarla durante unos días, ¿verdad?