A pesar del gran número de hiperdeportivos que conocemos constantemente de todo tipo de fabricantes, siempre hay espacio para uno más, como demuestra el último lanzamiento de la compañía Rodin Cars, de Nueva Zelanda, denominado FZero.

Como ves, se trata de una bestia de circuito, más similar a un coche de competición que a uno de calle, que solo es apto para circular en pistas cerradas dado lo salvaje de la propuesta, de estilo batmóvil. 

Rodin FZero 2023

Por dimensiones, este hiperdeportivo monoplaza es realmente grande, con 5,5 metros de longitud, 2,2 metros de ancho y una gran batalla de 3,0 metros. La altura, eso sí, es muy escueta, levantando solamente 1,13 metros.

A pesar de su tamaño, hablamos de un automóvil realmente ligero, ya que gracias al uso de fibra de carbono en multitud de componentes (empezando por el chasis), logra un peso de 698 kilogramos, líquidos incluidos. Y, por si fuera poco, pretenden que genere una carga aerodinámica de 4.000 kilogramos.

Rodin FZero 2023

Por lo demás, incorpora llantas forjadas de magnesio de 18 pulgadas, firmadas por OZ Racing, que calzan neumáticos Avon y contribuyen también a rebajar el peso del conjunto. En cuanto a frenos, monta discos carbocerámicos, de 380 milímetros en ambos ejes.

Especificaciones de escándalo

El corazón del FZero es un motor V10 biturbo de 4,0 litros que la marca describe como 'revolucionario' y que es de nuevo desarrollo. Ofrece nada menos que 1.000 CV de potencia a 9.000 rpm y 910 Nm de par motor máximo a 7.250 rpm, y es capaz de subir hasta las 10.000 vueltas. 

Rodin FZero 2023

A pesar de estas cifras, el motor va acompañado de un motor eléctrico, así que hablamos de un híbrido, por lo que consigue 1.177 CV en total y 1.026 Nm de par máximo que van a parar a las ruedas traseras únicamente, a través de una transmisión Ricardo de ocho velocidades. El resultado es una velocidad máxima objetivo de 360 km/h, nada menos.

En principio Rodin solo tiene intención de fabricar 27 ejemplares, y el primero de ellos estará listo el próximo verano. En un futuro, eso sí, la marca prevé lanzar también una versión de calle, suponemos que mucho menos radical que esta. Lo malo es que, lógicamente, el precio del FZero no es nada accesible: hablamos de 2,1 millones de euros, aproximadamente.