Fumar es malo para la salud en más de un sentido y este ruso aprendió la lección por las malas. Las imágenes de las cámaras de seguridad de Chelyabinsk muestran al conductor de un Renault Logan prendiéndose fuego tras encender un cigarrillo en el peor lugar posible.

Mientras repostaba su sedán, el propietario decidió fumar, ignorando así lo que le dijo su profesor de química en la escuela. El incidente tuvo lugar en el centro-oeste de Rusia, y no hace falta decir que podría haber acabado mucho peor.

El pequeño sedán se incendió inmediatamente, pero por fortuna su depósito de gasolina no explotó, y el hombre pudo entrar en el coche y trasladarlo a una zona más segura. Podemos ver cómo vuelve al lugar de los hechos para apagar el fuego utilizando el extintor de la gasolinera.

 

Peligro de explosión

Los medios de comunicación locales informaron de que el hombre sufrió algunas heridas en las piernas y que actualmente se encuentra en el hospital, pero que se recuperará tras un injerto de piel.

El vídeo es un pequeño recordatorio de por qué siempre es una mala idea encender un cigarrillo en una gasolinera, y aunque este hombre vivió para contar su ardiente historia, el resultado podría haber sido francamente trágico.

No en vano, con su irresponsable acción, también puso en franco peligro a los empleados de la gasolinera, así como a otros conductores que estaban repostando sus vehículos en ese momento.

Un riesgo innecesario

Esta es exactamente la razón por la que prácticamente todas las gasolineras del mundo tienen carteles de 'Prohibido Fumar'. Es necesario evitar ese tipo de riesgos a toda costa.

Repostar un coche con gasolina o diésel lleva unos pocos minutos, por lo que el siguiente cigarrillo puede esperar sin duda hasta que el fumador llegue a una zona más segura donde no haya riesgo de incendio. En fin, menos mal que todo quedó en un susto...