Afortunadamente, ninguna persona ha resultado herida.

Como suele decirse, las desgracias nunca vienen solas. Además de empezar a sufrir la pandemia del coronavirus, Estados Unidos también tiene que lamentar un descomunal incendio, originado en el aparcamiento de una inmensa flota de coches de alquiler, en el aeropuerto Southwest Florida International. ¿Resultado? 3.500 vehículos calcinados.

Las causas de este extraño suceso se están investigando, pero muchos opinan que un lugar con hierba seca no es precisamente el mejor sitio para dejar aparcados miles de automóviles. El calor de los motores y las salidas de escape, mezclado con una vegetación fácilmente inflamable, ha podido ser el motivo.  

Galería: 3.500 coches de alquiler, destruidos en un incendio

Para apagar el incendio, actuaron diferentes departamentos de bomberos de los condados de Lee, Charlotte y Collier, además de medios aéreos de dichas zonas. Por su parte, la policía ayudó a controlar el tráfico y a dirigir a los viajeros a nuevos estacionamientos temporales.  

Al fin y al cabo, se movilizaron centenares de personas para conseguir que nadie saliese herido por este desafortunado incidente, un objetivo que se cumplió a la perfección. 

El fuego, que se declaró el viernes, acabó por extinguirse el pasado sábado, después de una larga noche de trabajo. No solo se apagaron las llamas, sino que además se protegieron las zonas circundantes.

Afortunadamente, hubo 3.800 coches de varias compañías de alquiler que se libraron de este desgraciado episodio. Para evitar más riesgos, se trasladaron a una zona mucho más segura.

Cabe recordar que, a estas alturas del año, las temperaturas en Florida son elevadas. Si a esto unimos la falta de lluvias que está padeciendo la zona, no resulta difícil que se originen incendios importantes. 

Esperamos que este episodio sirva para crear una campa de asfalto, totalmente segura, para guardar los coches de alquiler. Al fin y al cabo, no hay mal que por bien no venga...