Australia podría seguir pronto a la Unión Europea en la prohibición de la venta de vehículos nuevos con motor de combustión interna. De momento, el gobierno del Territorio de la Capital Australiana (ACT), una región que comprende Camberra, ha anunciado esta decisión para 2035, al igual que la UE.

El plan esboza varias iniciativas que el gobierno quiere poner en marcha para ayudar a la transición, como la ampliación de la red de recarga pública o subvenciones para instalar infraestructura de recarga en las casas

Se trata de la primera jurisdicción del país que pasa a prohibir las ventas y pone de manifiesto un problema potencial en Australia, donde los estados promulgan normas y reglamentos contradictorios, propio de un Estado federal.

Galería: Prueba Polestar 2 Long Range Single Motor

Ayudas para la compra de coches eléctricos

El gobierno del Territorio de la Capital Australiana también pretende que entre el 80 y el 90% de las ventas de coches nuevos en el territorio sean vehículos eléctricos 'a batería' y pila de combustible de hidrógeno. El resto sería mediante otras energías alternativas. 

El gobierno también quiere prohibir a las empresas de taxis y de vehículos compartidos que añadan más vehículos de combustión interna a sus flotas. Hay planes para aumentar la red de infraestructuras públicas de la jurisdicción hasta 70 cargadores en 2023, con el objetivo de tener 180 en 2025.

Según Car Expert, el Territorio de la Capital Australiana espera liderar la revolución de los vehículos eléctricos en Australia. Esta región ya ofrece generosos préstamos sin intereses de hasta 15.000 dólares para comprar coches eléctricos que cumplan los requisitos y dos años de matriculación gratuita.

¿Cumplirá Australia este objetivo?

El ejecutivo también ha dicho que su plan prevé que él mismo y sus miembros empleen automóviles ecológicos de la forma más breve posible. 

El anuncio del ACT llega apenas unas semanas después de que la Unión Europea oficializara la prohibición de la venta de coches con motor de combustión interna en toda su jurisdicción para 2035. De este modo se evita que cada país cree normativas contradictorias que añadirían costes y complejidad a la industria del automóvil.

El anuncio del gobierno del Territorio de la Capital Australiana (ACT) podría sentar las bases de una normativa federal que alinee a todos los territorios de Australia. El objetivo de 2035 es ambicioso y aún falta más de una década para que se haga realidad. Hasta ahora, solo engloba a una pequeña parte de la población. Sin embargo, la industria automovilística está cambiando, y los gobiernos de todo el mundo toman nota para prepararse.