Los fotógrafos que aparecen en este vídeo probablemente pensaron que estaban lo suficientemente lejos de la carretera como para encontrarse seguros. Como ya sabrás, en un rally, el exterior de la curva es el lugar más peligroso, pero la grabación adjunta demuestra que en el interior también te puedes pegar un buen susto.

Si acudes a una competición, debes tener en cuenta siempre que puede suceder algo inesperado y, si vas acompañado, mejor que mejor, pues cuatro ojos ven más que dos y alguno puede alertar de la llegada incontrolada de un coche, para escapar del lugar y no acabar atropellado.

El accidente se produjo en el Pöllauberg Hill Climb 2022, que tiene lugar en el sureste de Austria. Esta carrera anual cuenta con un amplio abanico de competidores y el vídeo capta el tramo final justo antes de la meta. 

Según los comentarios publicados en YouTube, ni el conductor ni los espectadores resultaron heridos en el accidente, así que solo nos podemos alegrar de esta noticia. 

No se puede decir lo mismo del KTM X-Bow GTX, que perdió toda la parte delantera en el incidente. El piloto Dominik Olbert se acercó a la última curva de izquierdas probablemente demasiado rápido, lo que provocó la pérdida de control de la parte trasera.

 

El neumático posterior derecho se hundió en la hierba y en ese momento fue imposible recuperar el control. El KTM se salió de la carretera en un ángulo de casi 90 grados y chocó de frente contra una profunda zanja. El impacto hizo que el coche diera varias vueltas mientras la parte delantera se desintegraba y las piezas volaban en todas direcciones.

A pesar de estar a una distancia razonable de la carretera, en la ladera de la colina, los fotógrafos comenzaron a dispersarse al ver llegar sin control al X-Bow destruido. Finalmente, el deportivo se detuvo a unos 15 metros de la línea de meta, justo delante de un coche aparcado.

Adjunto en esta noticia, puedes ver un post de Instagram de Dominik Olbert en el que muestra un X-Bow corriendo en una reciente prueba de resistencia. Nos estamos seguros de que sea el mismo vehículo accidentado, pero lo importante es que el piloto se encuentra bien y está de nuevo compitiendo.