Han pasado casi dos años desde que vimos por primera vez prototipos de la nueva generación del Mercedes-Benz GLC, y hemos escuchado rumores sobre su posible presentación este año 2022, pero de momento la marca no ha desvelado su nuevo SUV.

Es posible que su puesta de largo tenga lugar a lo largo del año. Sin embargo, la variante deportiva de Mercedes-AMG, que es la que hoy nos ocupa, debería tardar bastante más en llegar al mercado que las versiones convencionales de la gama.

El Mercedes-AMG GLC 63 de las imágenes, un prototipo 'cazado' en fotografías espía, tiene una mayor anchura que el modelo de serie, llantas más generosas, un equipo de frenos también más grande y luce la característica parrilla Panamericana, de lamas verticales. 

Galería: Mercedes-AMG GLC 63, fotos espía

Por ahora, este GLC 63 está completamente camuflado, pero ya podemos ver algunos detalles adicionales, como las cuatro salidas de escape de la zaga. Además, esta nueva generación del GLC parece más grande que el modelo saliente.

Por dentro, como ya vimos en otras fotos espía, habrá más superficies digitales y más tecnología, ya que el GLC comparte gran parte de su dotación tecnológica con el Clase C de nueva generación, incluida la enorme pantalla multimedia sobre el salpicadero.

Los rumores indican que el GLC, en sus versiones Mercedes-AMG, acogerá un nuevo sistema de propulsión híbrido enchufable, basado en un motor 2,0 litros turboalimentado de gasolina, con una potencia combinada que podría rondar los 650 CV. 

Mercedes-AMG GLC 63, fotos espía

Esto supondría un notable aumento frente a los 510 CV del GLC 63 S de la generación actual, que recordemos cuenta con un genial bloque 4,0 litros V8 biturbo, que en el nuevo modelo pasará a mejor vida.

La nueva motorización podría suponer también un cambio en el nombre del modelo, aunque los rumores aseguran que seguirá siendo un 63, en concreto un GLC 63e; es decir, se añadirá la letra 'e' a la denominación para indicar la naturaleza híbrida enchufable del coche.