El Journal du Dimanche, en su edición del 9 de enero, publicó que el abogado Christophe Lèguevaques estaría en posición de presentar en los tribunales franceses una acción colectiva contra el fabricante de automóviles Renault, en breve.

La acción legal sería consecuencia de las numerosas quejas de los automovilistas galos que han sido víctimas de presuntos defectos de fiabilidad del motor de gasolina TCe de 1,2 litros, un bloque que también se utiliza en Dacia, Nissan y Mercedes-Benz.

Este propulsor de gasolina, montado en unos 400.000 vehículos entre octubre de 2012 y junio de 2016, estaría presente en unos 100.000 coches en Francia, y más concretamente en modelos como el Clio 4, el Mégane 3, el Captur, el Kadjar y la Kangoo 2 en Renault, el Duster, el Dokker y el Lodgy en Dacia, el Juke y el Qashqai 2 en Nissan (con la denominación de motor 'DIG-T'), así como también en el Mercedes-Benz Citan, el 'primo' del Renault Kangoo.

Galería: Renault Clio 2016

De los 400.000 modelos equipados con este bloque, aproximadamente 107.000 tendrían un defecto según una estimación de L'Argus en 2019. Su principal defecto, siempre hablando de suposiciones, sería un consumo excesivo de aceite que podría llevar al motor a sufrir una avería grave.

Tras una rápida búsqueda en la red, y más concretamente en las redes sociales, nuestros compañeros de Motor1.com Francia han podido encontrar rápidamente varios testimonios de clientes afectados. Uno de ellos explica que "perdió toda la potencia en la autopista una mañana, pasando rápidamente de 110 a 30 km/h".

Los 10 coches más robados en Francia

Según parece, ya se ha creado un grupo en la red social Facebook, con una página específica que reúne a más de 3.800 usuarios y que se llama 'Casse moteur Renault/Nissan 1.2 Tce & DIG-T'. Para Christophe Lèguevaques, que ya ha defendido a las víctimas en varios casos destacados (AZF, Levotirox y Clordecona en Antillas), se trata de un nuevo "litigio de masas".

Nissan Qashqai 2017

Estos problemas de fiabilidad no son nada nuevo y varios clientes ya han pedido a Renault que se haga cargo de las reparaciones, pero también a los distintos fabricantes afectados, aunque sin ningún éxito, según Christophe Lèguevaques.

Vehículos comerciales: Dacia Dokker Van 2018

"Si los tribunales dan la razón a nuestra demanda y declaran al grupo penalmente culpable, nuestros clientes podrían recibir una indemnización que supere el precio de compra de su vehículo más otros daños y perjuicios diversos", dijo a JDD.

Por su parte, el Grupo Renault estima que ha asumido la responsabilidad del "90% de los clientes de Renault y Nissan que han tenido un problema con este motor". Veremos en qué queda esta posible demanda judicial colectiva.

Fuente: Motor1.com Francia