Somos un país con un amplio historial en la fabricación de vehículos, aunque no lo parezca. A lo largo de los años, dentro de nuestras fronteras se han producido todo tipo de automóviles, desde turismos hasta camiones, pasando por infinidad de motocicletas. Vamos a detenernos en uno de los modelos más curiosos fabricados por la extinta Pegaso.

El camión de transporte de vehículos deportivos Pegaso Z 902 'Bacalao' (según la denominación que le dieron en la fábrica de La Sagrera, Barcelona) pudo verse por las carreteras españolas a partir de 1952 hasta su baja definitiva en 1970. Oficialmente existió un solo ejemplar, si bien se rumoreaba que podía haber otro; en todo caso la base era la del autobús Z 401 y la carrocería fue obra de Carde y Escoriaza.

external_image

Este curioso y aerodinámico transporte de coches de competición inicialmente estuvo pintado de blanco y equipaba un motor de gasolina de 145 CV, si bien al poco tiempo fue sustituido por un bloque diésel de seis cilindros, presumiblemente, con 125 CV de potencia; también se le cambiaron los colores exteriores.

Lo llamativo realmente era su extraña carrocería de 11,0 metros de longitud y 3,5 metros de altura, capaz de alojar un par de coches y algo de equipamiento. Sin embargo, lo habitual fue transportar solo un vehículo y gran cantidad de recambios.

El puesto de conducción se situaba en posición central (justo sobre el motor) y estaba rodeado por siete ventanillas. La disposición de los mandos era un tanto extraña al llevar el freno de mano y la palanca de la caja de cambios a la izquierda, mientras que la reductora iba montada en la caña de la dirección, por ello los conductores necesitaban cierto tiempo para adaptarse.

external_image

En cuanto al compartimento de carga, poseía un suelo revestido de madera e incorporaba un pequeño lavabo con depósito de agua y un cajón de herramientas. Como nota curiosa, llevaba los pilotos del camión 1060 incluyendo la luz verde que indicaba la posibilidad de un adelantamiento seguro.

external_image

El modelo, tras las presentaciones en Madrid y Barcelona, fue empleado en el transporte y asistencia técnica de los deportivos Pegaso Z 102 para los entrenamientos de las 24 Horas de Le Mans de 1953.

El 'Bacalao' no llevó matrícula permanente hasta 1957, pero mientras tanto llegó a servir también como furgón publicitario en la Vuelta Ciclista a España de 1955 e incluso como vehículo de asistencia en el puerto de Bilbao para los camiones exportados por ENASA; posteriormente y ya en los años 60, fue muy requerido en eventos deportivos celebrados dentro y fuera del país.

external_image

También tuvo otro pequeño cambio de imagen al ser pintado íntegramente en azul. Se le incorporaron nuevos retrovisores y otro par de focos delanteros. La asociación 'Amigos de los Coches Veteranos' pasó a ser su custodio y aún en 1968 prestaba apoyo al equipo CS y sus Lola T-100; no obstante el tiempo pasaba factura y fue visto abandonado cerca de la fábrica de La Sagrera hasta su desguace.

external_image

Curiosa historia la de este 'Bacalao' (llamado así por esa especie de branquias laterales que llevaba), un modelo inicialmente inmortalizado por Modeltrans para unos poquitos afortunados y 'democratizado' por Salvat gracias a una de sus colecciones de maquetas de la colección Pegaso. 

external_image

Las imágenes corresponden a la maqueta de la colección, que destaca por los buenos acabados del molde (enteramente metálico salvo las puertas traseras que se abren) y el gran trabajo de pintura. No faltan los buenos detalles como el juego de rampas incorporado, las matrículas históricas, el frontal y el aspecto del interior.

external_image

Fuente: Texto original e imágenes de Antonio Sivianes