El clásico Land Rover Defender ha dejado paso recientemente a una nueva generación del modelo, ahora más complejo a nivel técnico y con mucha más electrónica, pero los amantes del todoterreno puro seguirán enamorados de la simplicidad y la robustez del icónico 4x4 inglés.

Aquí es donde entra en acción el llamado Function Defender, una creación de la firma estadounidense Black Bridge Motors, que se define como una "compañía de automóviles con raíces en el pasado, pero con ingeniería para el presente".

Galería: Function Defender

Si bien en apariencia es un Land Rover Defender clásico, en realidad sus entrañas distan mucho de las del modelo británico. Podríamos decir que este proyecto de la firma de Norwalk, en Connecticut, es un Defender modernizado, pero con tecnología americana.

Black Bridge Motors explica que su misión es crear vehículos con un diseño atemporal, en homenaje a los clásicos, pero que combinen ese aspecto retro con tecnología moderna para lograr "lo mejor en cuanto a comportamiento". Todos los ejemplares se fabrican a mano, de manera artesanal, y la carrocería es de aluminio.

Function Defender

El Function Defender se centra en lo importante, el conductor, si bien está basado en el chasis de un Jeep Wrangler JK, la generación previa a la actual, que dejó de fabricarse en el año 2018. En comparación con un Defender de serie, el Function es 15 centímetros más largo y ofrece más espacio para los pasajeros de la segunda fila de asientos.

La firma dispone de un sinfín de opciones de personalización, tanto para el exterior como para el habitáculo, desde colores de carrocería o accesorios, hasta diferentes alturas para la suspensión, frenos de mayor rendimiento o llantas de 16, 17 y 19 pulgadas, entre otras cosas. 

Function Defender

De serie, el Function Defender esconde un bloque V8 LS3, de 6,2 litros y origen General Motors, que ofrece una potencia de 436 CV y va asociado a una transmisión automática de seis velocidades.

Si el cliente quiere todavía más potencia, se puede optar por un motor LT4 sobrealimentado por compresor, también V8 y de 6,2 litros de cilindrada, pero con una potencia de 650 CV y, en este caso, junto a una caja de cambios automática de ocho relaciones.

Ambas versiones están disponibles opcionalmente con cambio manual de seis marchas, e incluyen garantía de 80.000 kilómetros o dos años. El precio de partida del Function Defender en Estados Unidos es de 145.000 dólares, lo que equivale a 124.000 euros al cambio.