No hay nadie que ponga en duda el reinado del Mercedes-Benz Clase G entre los todoterrenos. Por eso, muchos preparadores han querido realizar su propia interpretación del vehículo. Así lo han hecho Mansory y BRABUS, por ejemplo, a los que ahora se añade el especialista británico Project Kahn.

Gracias a un kit especial de fibra de carbono, la variante AMG 63 del modelo germano es capaz de llamar aún más la atención. Basta echar un vistazo a las fotos para que puedas comprobarlo por ti mismo.

Galería: Mercedes-AMG G 63 Project Kahn

El proyecto lo ha desarrollado el diseñador británico Afzal Kahn y su equipo. El resultado es un Clase G rebautizado como Carbon Wide Track Edition. Como se puede adivinar por el nombre, se ha puesto mucho cuidado en el kit exterior para darle un aspecto aún más imponente. 

La inclusión de fibra de carbono es total y aparece en el capó, el splitter, la parrilla delantera y el alerón, entre otras partes de la carrocería. Las gigantescas llantas de 23 pulgadas también son obra de Project Kahn y están montadas sobre neumáticos Continental SportContact 6.

Completan el paquete de mejoras estéticas los tubos de escape de 100 milímetros de diámetro. En el interior, aparece un tapizado en Rojo Bengala, pero los clientes pueden solicitar colores y tapizados personalizados. 

El motor del Mercedes-AMG G 63 no ha cambiado. El Carbon Wide Track Edition utiliza el bloque 4.0 V8 biturbo de 585 CV, que es capaz de catapultar al todoterreno de 0 a 100 km/h en solo 4,5 segundos y llevarlo hasta los 220 km/h.

Con la configuración de serie, el G 63 tiene un precio en el entorno de los 180.000 euros, mientras que para el que ofrece Project Kahn hay que desembolsar 225.000 libras (unos 264.000 euros). Obviamente, cualquier solicitud adicional del catálogo elevará aún más la cifra final.

Antes de finalizar, déjame recordarte que el Clase G tendrá una variante 100% eléctrica dentro de unos años, el EQG, que podría desarrollar más de 500 CV y ofrecer una autonomía de alrededor de 500 kilómetros.