Si hablamos de superdeportivos modernos, el Ferrari Enzo es uno de los más importantes. Desde su frontal inspirado en la F1 hasta su motor atmosférico V12 de 6,0 litros, todo en este coche está diseñado para lograr unas elevadas prestaciones. En este artículo vamos a hablar de una unidad muy especial, vendida recientemente por 3,8 millones de dólares (3,2 millones de euros).

De los 400 Enzo que salieron de la línea de producción de Ferrari, entre 2002 y 2004, solo un puñado presentaba el famoso color exterior Rosso Scuderia. Si se añade el hecho de que este coche en particular únicamente ha recorrido 353 millas, menos de 600 kilómetros, ya habrás entendido por qué se ha realizado un desembolso tan elevado.

Galería: Ferrari Enzo 2003

Aunque la fórmula del Ferrari Enzo puede parecer bastante común en comparación con otros superdeportivos, fue revolucionaria a principios de la década de 2000. Todo comienza con el diseño derivado de la F1, patente en el morro triangular de la parte delantera. Sin embargo, el Enzo fue más allá de lo que la normativa de la F1 permitía en aquel momento, añadiendo componentes como la aerodinámica activa y el control de tracción.

El motor desarrolla 660 CV, la transmisión es una manual automatizada de seis velocidades y toda la fuerza mecánica va a parar al tren trasero. Gracias a su carrocería de fibra de carbono, el Enzo pesa tan solo 1.365 kilos. En cuanto a dimensiones, mide 4,70 metros de longitud, 2,03 de anchura y 1,14 de altura, lo que supuso un aumento considerable de cotas respecto a su predecesor, el F50.

Ferrari Enzo 2003
Ferrari Enzo 2003

Aunque estos elementos ya hacen que el Ferrari Enzo sea bastante deseable, el coche que estamos viendo aquí va un paso más allá, gracias al color Rosso Scuderia antes citado. En principio, es el único Enzo con esta pintura que se encuentra en Estados Unidos. Otros propietarios de esta combinación única son Michael Schumacher y Jean Todt. 

Este Enzo de 3,8 millones de dólares ha establecido un récord en el mercado de segunda mano, si hablamos de este modelo en concreto. Seguramente, también será el ejemplar con menos kilómetros en el mundo.

Según Hammer Price, la última vez que un Enzo acabado en Rosso Scuderia se vendió en una subasta, se alcanzaron los seis millones de dólares (5,1 millones de euros). Sin embargo, hay que tener en cuenta que fue la última unidad que se fabricó, propiedad del Papa Juan Pablo II. Como resultado, esta reciente venta de 3,8 millones de dólares marca la pauta como uno de los Enzo más caros jamás vendidos de la tirada original de 399 unidades.

A medida que estos coches envejecen, es cada vez más difícil encontrar ejemplares con muy poco kilometraje. Por lo tanto, no debería sorprendernos que esta tendencia de revalorización continúe.