La firma texana Hennessey Performance, especializada en exprimir la máxima potencia posible de modelos puramente americanos, acaba de presentar un nuevo proyecto, que recibe modificaciones tanto a nivel mecánico como estético.

El modelo, llamado Ford Mustang GT Legend Edition, es todo un homenaje al legendario Ford GT40 Mk II que logró conquistar las 24 Horas de Le Mans en el año 1966. Aquella victoria general fue la primera para Ford en la mítica carrera de resistencia francesa.

Galería: Hennessey Ford Mustang GT Legend Edition

Estilo GT

Este Ford Mustang GT Legend Edition luce una decoración que recuerda precisamente al GT pilotado en 1966 por Bruce McLaren y Chris Amon, con una carrocería en color negro y franjas y detalles en tono blanco. Además, tanto en el capó como en las puertas luce el dorsal número 2, el mismo que llevó el Ford de Le Mans.

El aspecto del modelo se completa con diversos elementos de fibra de carbono, como el splitter delantero, las taloneras o el alerón posterior. También se incluyen llantas de aleación de 20 pulgadas, con neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, o un equipo de frenos Brembo con discos delanteros de 384 milímetros de diámetro.

Por supuesto, Hennessey ha 'metido mano' al conocido motor 5,0 litros V8 atmosférico 'Coyote', instalando un gigantesco compresor volumétrico de 3,0 litros (el de los Dodge Challenger y Charger Hellcat es de 2,4 litros, para que te hagas una idea), que lleva la potencia por las nubes.

Hablamos de 819 CV y un par motor máximo de 920 Nm, cifras que logran mejorar de manera importante las prestaciones del modelo, ahora capaz de despachar el 0 a 100 km/h en 3,3 segundos (4,8 segundos de serie) y de alcanzar una velocidad punta de 322 km/h.

Hennessey Ford Mustang GT Legend Edition
Hennessey Ford Mustang GT Legend Edition
Hennessey Ford Mustang GT Legend Edition

Entre las mejoras instaladas en el bloque V8 destacan, además del propio compresor, una nueva bomba de combustible, inyectores, un nuevo sistema de refrigeración o un escape Borla aún más sonoro, aunque afortunadamente se mantiene la caja de cambios manual de seis velocidades, para disfrute de los más puristas.

Ahora bien, para hacerse con una de estas bestias de más de 800 CV de potencia y con la clásica decoración que venció en Le Mans en 1966, habrá que darse prisa, ya que Hennessey Performance va a fabricar únicamente 50 ejemplares, a un precio que, de momento, no ha trascendido.