Suman muchos caballos y rezuman exclusividad.

Durante décadas el nombre de Bugatti se ha asociado a conceptos como la velocidad, la potencia, las prestaciones, el lujo y la exclusividad, pero las versiones Super Sport de la casa, la primera de ellas nacida hace nada menos que 90 años, van un paso más allá en todos esos aspectos.

Aunque la historia de estas versiones nació en los años 30, cada generación de los supercoches modernos de Bugatti ha tenido una versión Super Sport, y de hecho el fabricante de Molsheim acaba de reunir todos ellos para una exclusiva e impresionante sesión fotográfica.

Galería: Reunión de Bugatti Super Sport

El comienzo de la leyenda

El primer Super Sport de la historia, y también el único que lanzó la marca durante la época de Ettore Bugatti, estaba basado en el Bugatti Type 55, y tuvo una gran acogida gracias a su capacidad de aceleración y a su elevada velocidad punta para la época.

Se presentó en el salón del automóvil de París de 1931 y posteriormente se fabricaron únicamente 38 ejemplares de producción, todos ellos con un motor 2,3 litros de ocho cilindros en línea y sobrealimentado por un compresor volumétrico, capaz de llevar el modelo hasta los 180 km/h.

La storica riunione delle Bugatti Super Sport
Bugatti EB 110 Super Sport

Para encontrar el siguiente Bugatti Super Sport hay que avanzar seis décadas, hasta principios de los años 90, cuando la marca lanzó el Bugatti EB 110 Super Sport, del que se fabricaron solamente 39 unidades.

Este modelo fue el primer coche de producción con una carrocería fabricada parcialmente en fibra de carbono y, gracias al uso intensivo de materiales ligeros, dicha carrocería pesaba apenas 125 kilogramos.

Además, escondía un poderoso motor V12 de 610 CV de potencia, asociado a una caja de cambios manual de seis marchas y a un sistema de tracción total. Gracias a todo esto, aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,26 segundos y alcanzaba los 351 km/h.

La storica riunione delle Bugatti Super Sport
Bugatti Veyron Super Sport

La década de los 2000

Dando el paso al nuevo siglo, y ya bajo el paraguas del Grupo Volkswagen, Bugatti lanzó el impresionante Bugatti Veyron, que con 1.001 CV se convirtió rápidamente en el vehículo de producción más rápido del planeta, ya que en el año 2005 logró superar la barrera de los 400 km/h (407).

Unos años después, en 2010, la firma presentó el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport, limitado a 48 ejemplares, cuyo bloque 8,0 litros W16, con cuatro turbos, desarrollaba una potencia de 1.200 CV y un par motor máximo de 1.250 Nm. Esta versión aceleraba de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos, de 0 a 200 en 7,3 y logró alcanzar una velocidad récord de 431 km/h.

La storica riunione delle Bugatti Super Sport
Bugatti Chiron Super Sport

El último de los representantes de la familia Super Sport es el Bugatti Chiron (Bugatti Chiron Super Sport 300+), capaz de rodar a 490 km/h, que se dice pronto. En este caso el motor W16 ofrece 1.600 CV y 1.600 Nm de par motor máximo.