También hay mejoras mecánicas disponibles.

Mansory es uno de esos preparadores cuyas creaciones acostumbran a ser de lo más estrafalarias y llamativas, pero lo cierto es que su último proyecto, basado en el nuevo Mercedes-Benz Clase S 2021, resulta relativamente discreto.

La compañía alemana ofrece para la berlina de representación de Mercedes-Benz diversos componentes fabricados en fibra de carbono, pero en general no resulta una preparación recargada ni especialmente ostentosa.

Galería: Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021

Entre los elementos de carbono destacan un nuevo labio para el splitter delantero, nuevas taloneras, spoiler de techo, molduras para las salidas de aire traseras, dos carcasas diferentes para los retrovisores, spoiler para la tapa del maletero y distintos aditamentos para las entradas de aire del paragolpes frontal y el difusor posterior.

La oferta de llantas de aleación incluye opciones en tres diseños diferentes (entre ellos los llamados "CS.11" y "V.6", este último en dos acabados), de hasta 22 pulgadas de diámetro, en cuyo caso los neumáticos tienen unas medidas de 255/30 R22 delante y 295/25 R22 detrás.

Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021
Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021
Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021

Mansory ofrece un gran número de opciones para la personalización del habitáculo, al gusto del cliente, como un volante de carbono forrado en cuero, una pedalera de aluminio o alfombrillas específicas, por ejemplo.

Tampoco faltan las preparaciones mecánicas, de momento para las versiones S 500 y S 400d únicamente, y centradas sobre todo en cambios a nivel de gestión electrónica del propulsor (nueva ECU) y un nuevo sistema de escape. Además hay disponible un kit para rebajar la altura de la carrocería de la berlina alemana.

Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021
Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021
Mansory Mercedes-Benz Clase S 2021

El Mercedes-Benz S 500, con motor de seis cilindros en línea y 3,0 litros, puede alcanzar una potencia de 526 CV y un par motor máximo de 629 Nm, lo que supone un incremento de 91 CV y 109 Nm con respecto a los 435 CV y 520 Nm del modelo de serie. Con esto consigue un 0 a 100 km/h en 4,3 segundos (seis décimas menos) y una velocidad punta de 270 km/h (+20 km/h).

Por su parte, la versión turbodiésel S 400d, con un bloque de 3,0 litros, también con seis cilindros, alcanza los 395 CV y 837 Nm, es decir, 65 CV y 137 Nm adicionales con respecto al modelo de serie. Esto se traduce en un 0 a 100 km/h en 4,8 segundos (también seis décimas menos) y en una velocidad punta de 270 km/h (+20 km/h).